CUANDO TERMINES DE VER LA PAGINA ACTUAL, DA CLICK EN ENTRADAS ANTIGUAS PARA QUE VEAS TODO LO DEL DIA DE HOY.

miércoles, 1 de octubre de 2008

IMPLICAN EN ASESINATOS A COORDINADOR DE LA PFP




Implican en asesinatos a coordinador de PFP



Redacción

Uno de los funcionarios más importantes de la Secretaría de Seguridad Pública Federal fue acusado hace 21 años de un triple asesinato, pero el crimen quedó impune.

De acuerdo con documentos que difundió ayer la revista electrónica Reporte Índigo, Luis Cárdenas Palomino, coordinador general de Inteligencia para la Prevención del Delito de la Policía Federal Preventiva, reconoció haber participado en uno de los crímenes.

En un reportaje titulado “A sangre fría”, Reporte Índigo señala que el funcionario, brazo derecho del secretario Gerardo García Luna, fue acusado en 1987 de ser cómplice en un triple homicidio cometido en agosto de aquel año.

El acusado tenía 18 años, por lo que iba a ser juzgado. Por la contundencia de las pruebas, un juez giró orden de aprehensión contra Cárdenas Palomino, que incluso fue fichado.

Pero según la revista, no fue detenido gracias a la protección que le brindó Jesús Miyazawa Álvarez, ex integrante de la Brigada Blanca y una leyenda en los cuerpos policiacos del siglo pasado.

De acuerdo con los documentos que presenta la revista, Cárdenas Palomino fue a comer el 12 de agosto de 1987 con sus amigos René Alavez Rosas, de 18 años y Octavio Navarro Medellín, de 21 años.

Los amigos no pudieron pagar la cuenta en un bar de la colonia Guerrero, por lo que dejaron sus relojes.

Al salir, de acuerdo con sus declaraciones, discutieron si bajaban a alguien de su auto o pedían aventón a unas mujeres, pero Alavez les exigió no meterse en problemas y ofreció pedir dinero a su madre para pagar el pasaje.

Cárdenas Palomino, según los documentos que presenta la revista, le hizo la parada a un taxi color coral tripulado por Jesús Palafox Aranda, de 29 años.

De acuerdo con la declaración asentada en el acta de la entonces Policía Judicial PJ/VII/67/987, el auto los llevó a la colonia Lindavista, donde René se quedó en el auto y Octavio y Luis se bajaron, supuestamente por el dinero.

Al regresar, abordaron de nuevo el coche y dijeron que iban a ir ‘por unas viejas’ y le indicaron al taxista la ruta a seguir. Pero a las pocas cuadras le dijeron que se parara. Fue cuando Octavio sacó una pistola tipo escuadra y pretendió asaltar al taxista, que viró bruscamente, haciendo que el coche se subiera a una banqueta. Entonces sonó el disparo.

Los amigos huyeron y de acuerdo con sus declaraciones, Luis Cárdenas y Octavio Navarro se fueron a la discoteca ‘Sugar’, en la Zona Rosa, de donde acabaron echándolos.

Posteriormente, la madrugada del 13 de agosto, dos personas fueron asesinadas con la misma arma con la que mataron al taxista.

Las víctimas aparecieron en un Mustang blanco y a una de ellos le habían robado un reloj Rolex y 50 mil pesos.

Cárdenas Palomino y René Alavez aseguraron que ellos ya no estaban con Octavio cuando ocurrieron las otras dos ejecuciones, pero la esposa de éste dio otra versión y sostuvo lo contrario.

Cárdenas confesó ante el Ministerio Público que siguió con Octavio hasta la noche.

Los tres jóvenes fueron identificados como responsables de los crímenes y el comandante Roberto Cuevas Antolín pidió al juez que librara orden de aprehensión contra ellos.

Pero cuando iban a ser consignados, intervino el comandante Pedro Risales Quiroz, quien se desempeñaba como jefe de la Séptima Comandancia de la Policía Judicial, quien por órdenes de Miyazawa Álvarez, por ese entonces director de la Policía Judicial del DF, ordenó dar carpetazo al asunto.

“Era un claro caso de tráfico de influencias, porque en aquel entonces, la novia de Cárdenas Palomino era Teresa Rosales, hija de Rosales Quiroz”, señala la revista.

Tampoco los otros dos implicados fueron capturados. Todos tenían relaciones familiares con elementos de seguridad.

Con el tiempo, Luis Cárdenas Palomino decidió ser policía y ha trabajado con Gerardo García Luna desde que ambos estuvieron en el Cisen.

Pero Reporte Índigo sostiene que la carrera policiaca de Cárdenas Palomino ha sido objeto de múltiples cuestionamientos y recuerda que fueron agentes de la AFI supuestamente a su cargo los que estuvieron involucrados en el asesinato de Enrique Salinas de Gortari.

Y un caso más reciente, el de Lorena González Hernández, identificada como integrante de la banda que secuestró y asesinó a Fernando Martí.

“Resulta que los jefes directos de la comandante Lore en la PFP eran Cárdenas Palomino y el subsecretario de Estrategia e Inteligencia Policial, Facundo Rosas Rosas”, señala la revista.


APAGA LA TELEVISION, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE E INFORMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.
YUNQUELAND ROMPIENDO EL CERCO INFORMATIVO.
http://www.yunqueland.com/
http://resisteacapulco.blogspot.com