CUANDO TERMINES DE VER LA PAGINA ACTUAL, DA CLICK EN ENTRADAS ANTIGUAS PARA QUE VEAS TODO LO DEL DIA DE HOY.

viernes, 5 de junio de 2015

Los recortes al crecimiento


Posted: 04 Jun 2015 11:10 AM PDT
Imagen: vivelohoy.com
Esta semana Banco de México informó que las expectativas de los especialistas del sector privado sobre el crecimiento de nuestra economía para este año, cerraron en mayo a una tasa de 2.66 por ciento anual, lo que representa una caída desde el 2.8 por ciento que se esperaba antes.

El problema con los pronósticos de este tipo es que en realidad los economistas juegan a ser “adivinos” –muy malos por cierto, y eso los lleva a tener que ajustar y ajustar las cifras conforme transcurre el tiempo. En este espacio no hacemos ese tipo de adivinanzas y preferimos informarle los fundamentos económicos generales. Por eso no nos sorprende esta evidente desaceleración que padece la economía mexicana, pues ya desde el segundo semestre de 2014 había señales que anticipaban que esto sucedería y así lo dijimos.

Es más, de nueva cuenta nos atrevemos a adelantar que, si no corregimos el rumbo, el próximo año podríamos sufrir una nueva recesión a causa, en parte, de la mayor debilidad que tendrá la economía estadounidense. ¿Qué hacer? Dejar de hacer esfuerzos que sumen cero.

Y es que como recordará, mucho se habla de las reformas estructurales como la energética, pilar de la estrategia de crecimiento del gobierno Federal. Pero lo cierto es que no será suficiente, y menos, cuando los posibles resultados benéficos que en definitiva sí tendrá, serán de largo plazo, mientras en el corto, la reforma hacendaria nos sigue perjudicando a todos. Esta reforma es tan dañina que seguirá anulando las ventajas de todas las demás, es un lastre del que el gobierno es responsable y debe retirar.

Quitarle ingresos a las personas y empresas por la vía de los impuestos, es lo peor que se puede hacer en un momento de desaceleración o crisis. Si lo que necesitamos es más empleo, crecimiento, más creación de riqueza, entonces a los que la crean –las personas y empresas, se les debe premiar, no castigar, por la vía de los impuestos.


Por lo tanto, menos regulación, menos gasto del gobierno pero más dinero disponible para familias y empresas reduciendo impuestos, es lo que México necesita. Ojalá algún día nos escuchen porque ya estamos casi a mitad de sexenio, y a este paso, el gobierno de Enrique Peña Nieto pasará con más pena que gloria, para desgracia de la gente.


APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

"Voto de Protesta" (Revista IBERO, Junio, 2015)

 25voto_de_protesta.png

John M. Ackerman

No hay que dejarse vencer por el desánimo o la desesperación. Las transformaciones políticas profundas siempre toman tiempo. Lo importante es aprovechar de todas y cada una de las coyunturas para ir acumulando cada vez más fuerza social y organización ciudadana.

Las elecciones son apenas una oportunidad más para expresar nuestro repudio al sistema corrupto y asesino que hoy se presenta como “gobierno” en México. Emitir tu opinión tachando una boleta electoral no “legitima al sistema” ni “otorga un cheque en blanco” más que firmar un amparo ante la desacreditada Suprema Corte de Justicia de la Nación en defensa de Carmen Aristegui o dialogar con expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos financiados por el gobierno de Enrique Peña Nieto para investigar el caso de Ayotzinapa.

Los luchadores sociales deben siempre mantener su mente abierta para utilizar todas las herramientas a su alcance para transformar el sistema. No ejercer tu derecho a votar cuando existen opciones nuevas sería como abstenerse de enviar tuits o de poner “me gusta” en las redes sociales para no “legitimar” el control de éstas por grandes corporaciones estadounidenses. Dejemos de darnos balazos en el pie y evitemos debates estériles sobre quién es más ideológicamente “puro” que los demás. El objetivo no es ir al cielo, sino caminar juntos hacia la transformación del país.

En la coyuntura actual, es aun más inútil abstenerse, anular la boleta electoral o emitir un voto en blanco que votar. No acudir a las urnas o invalidar activamente tu voto no tendrá absolutamente ningún impacto en el resultado de la elección. De acuerdo con la legislación, lo único que se toma en cuenta a la hora de contabilizar los resultados es el porcentaje “real” que haya recibido cada partido político o candidato de entre los votos válidos emitidos. Al contrario de lo que algunos imaginan, un elevado nivel de abstencionismo o de votos nulos no tendrá ningún efecto sobre la validez de la elección ni sobre el nivel de financiamiento estatal otorgado a los partidos políticos...

ENSAYO COMPLETO DISPONIBLE EN REVISTA IBERO


APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.