CUANDO TERMINES DE VER LA PAGINA ACTUAL, DA CLICK EN ENTRADAS ANTIGUAS PARA QUE VEAS TODO LO DEL DIA DE HOY.

lunes, 17 de agosto de 2015

"Al diablo con SUS instituciones"

John M. Ackerman
E
l miércoles pasado el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, anunció que la elección presidencial de 2018 será declarada válida aun en caso de que el candidato ganador haya violado de manera flagrante, grave y sistemática la legislación electoral y el estado de derecho. Unos días antes, el mismo funcionario había anunciado que el INE no puede hacer absolutamente nada para detener la compra y la coacción del voto por medio de dádivas y presiones de los partidos políticos. Eso no lo vamos a resolver por la vía electoral, señaló el otrora experto en derecho electoral.
La supuesta transición mexicana a la democracia hoy yace muerta. Las instituciones electorales creadas durante la década de los noventa para garantizar una competencia justa entre diferentes opciones políticas hoy fungen como fieles defensoras del régimen autoritario de impunidad y corrupción.
La decisión del INE, el pasado 12 de agosto, de rechazar la solicitud ciudadana de retirar el registro al PVEM pinta de cuerpo entero a los funcionarios electorales. La ley es meridianamente clara. Tanto el artículo 94 de la Ley General de Partidos Políticos como el artículo 456 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales señalan como causal de pérdida de registro la violación de manera grave y sistemática de la normativa electoral.
Hasta los mismos consejeros que de manera vergonzosa defendieron al PVEM, como Ciro Murayama, Benito Nacif, Marco Baños, Adriana Favela y Córdova, tuvieron que aceptar durante el debate la abierta burla del partido del tucán al estado de derecho desde hace años.
En 2015, por ejemplo, estuvieron a los ojos de todos la campaña anticipada, los cineminutos, los informes legislativos, la compra ilegal de menciones en radio y televisión, la entrega de dádivas ilegales, los abusivos anuncios en la vía pública y el flagrante rebase de los topes de gasto de campaña.
Pero de la misma forma en que las autoridades avalaron las fraudulentas elecciones presidenciales de 2006 y 2012, hoy ofrecen un cheque en blanco al PVEM.
El mismo Córdova trazó el paralelo en su intervención: La pérdida de registro de un partido político es equivalente en el sistema de partidos políticos a lo que es la nulidad de una elección en el sistema electoral.
El mensaje fue perfectamente claro y se escuchó con enorme beneplácito en Los Pinos: absolutamente todo se vale en la competencia para la Presidencia de la República de 2018. No importa la gravedad, la sistematicidad o la profundidad de las violaciones a la ley. Quien venda más posiciones políticas, incluso a los intereses más oscuros, y compre más votos y complicidades, será el próximo presidente de la República.
El fraude electoral es hoy más consolidado que en 1988, cuando Carlos Salinas de Gortari robó abiertamente la presidencia a Cuauhtémoc Cárdenas. Hoy se mezclan las viejas prácticas de manipulación gubernamental, compra y coacción del voto y relleno de urnas con las nuevas prácticas de manipulación televisiva, parcialidad arbitral, triangulación financiera y terrorismo mediático.
La única alternancia que se permite es entre diferentes expresiones de la misma derecha neoliberal que ha malgobernado el país desde hace décadas. En el año 2000, el PRI entregó el poder al PAN para que este partido después se lo devolviera en 2012.
Desde ahora se prepara el relevo en 2018 del PRI al PVEM o a algún candidato supuestamente independiente avalado por la oligarquía nacional.
Como en los peores regímenes totalitarios, todo está diseñado para que la izquierda se quede al margen del juego político. A regañadientes se permite la existencia del nuevo partido ciudadano Morena, pero simultáneamente se da un cheque en blanco tanto al PVEM como al PRD para minar, atacar y robar despiadadamente los votos de esta nueva opción de izquierda.
Los descarados fraudes cometidos en Chiapas, Guerrero y el Distrito Federal durante 2015 fueron apenas pequeños ensayos para lo que se aplicará en la elección presidencial de 2018.
En este contexto, si la izquierda política quiere conquistar la Presidencia de la República en 2018 debe apostar a una amplia movilización social que rebase por mucho la esfera estrictamente electoral. Morena no puede permitirse el lujo de aceptar las reglas del juego supuestamente democrático, sino que debe convertirse en la conciencia de la nación y en un vigoroso promotor de la organización social.
De la misma manera, la izquierda social debe romper de una vez para siempre con su sectarismo antipartidos para estrechar la mano de manera generosa a los millones de militantes de Morena que quieren transformar de raíz a la República Mexicana.
Juntos habría que impulsar desde ahora un masivo programa de educación cívica y vigilancia ciudadana en contra de la compra y coacción del voto, así como una vasta iniciativa nacional de observación electoral. También habría que preparar desde ahora las multitudinarias movilizaciones ciudadanas poselectorales que serán necesarios para hacer respetar el voto en 2018.
Nuestras instituciones han traicionado la democracia. La única forma de expulsar a los diablos que hoy controlan los destinos de la nación será por medio de una amplia alianza política y social a favor de la justicia y la paz.
www.johnackerman.blogspot.com
Twitter: @JohnMAckerman
- See more at: http://www.jornada.unam.mx/2015/08/17/opinion/019a2pol#sthash.0LdOc7Tb.dpuf

John M. Ackerman
E
l miércoles pasado el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, anunció que la elección presidencial de 2018 será declarada válida aun en caso de que el candidato ganador haya violado de manera flagrante, grave y sistemática la legislación electoral y el estado de derecho. Unos días antes, el mismo funcionario había anunciado que el INE no puede hacer absolutamente nada para detener la compra y la coacción del voto por medio de dádivas y presiones de los partidos políticos. Eso no lo vamos a resolver por la vía electoral, señaló el otrora experto en derecho electoral.
La supuesta transición mexicana a la democracia hoy yace muerta. Las instituciones electorales creadas durante la década de los noventa para garantizar una competencia justa entre diferentes opciones políticas hoy fungen como fieles defensoras del régimen autoritario de impunidad y corrupción.
La decisión del INE, el pasado 12 de agosto, de rechazar la solicitud ciudadana de retirar el registro al PVEM pinta de cuerpo entero a los funcionarios electorales. La ley es meridianamente clara. Tanto el artículo 94 de la Ley General de Partidos Políticos como el artículo 456 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales señalan como causal de pérdida de registro la violación de manera grave y sistemática de la normativa electoral.
Hasta los mismos consejeros que de manera vergonzosa defendieron al PVEM, como Ciro Murayama, Benito Nacif, Marco Baños, Adriana Favela y Córdova, tuvieron que aceptar durante el debate la abierta burla del partido del tucán al estado de derecho desde hace años.
En 2015, por ejemplo, estuvieron a los ojos de todos la campaña anticipada, los cineminutos, los informes legislativos, la compra ilegal de menciones en radio y televisión, la entrega de dádivas ilegales, los abusivos anuncios en la vía pública y el flagrante rebase de los topes de gasto de campaña.
Pero de la misma forma en que las autoridades avalaron las fraudulentas elecciones presidenciales de 2006 y 2012, hoy ofrecen un cheque en blanco al PVEM.
El mismo Córdova trazó el paralelo en su intervención: La pérdida de registro de un partido político es equivalente en el sistema de partidos políticos a lo que es la nulidad de una elección en el sistema electoral.
El mensaje fue perfectamente claro y se escuchó con enorme beneplácito en Los Pinos: absolutamente todo se vale en la competencia para la Presidencia de la República de 2018. No importa la gravedad, la sistematicidad o la profundidad de las violaciones a la ley. Quien venda más posiciones políticas, incluso a los intereses más oscuros, y compre más votos y complicidades, será el próximo presidente de la República.
El fraude electoral es hoy más consolidado que en 1988, cuando Carlos Salinas de Gortari robó abiertamente la presidencia a Cuauhtémoc Cárdenas. Hoy se mezclan las viejas prácticas de manipulación gubernamental, compra y coacción del voto y relleno de urnas con las nuevas prácticas de manipulación televisiva, parcialidad arbitral, triangulación financiera y terrorismo mediático.
La única alternancia que se permite es entre diferentes expresiones de la misma derecha neoliberal que ha malgobernado el país desde hace décadas. En el año 2000, el PRI entregó el poder al PAN para que este partido después se lo devolviera en 2012.
Desde ahora se prepara el relevo en 2018 del PRI al PVEM o a algún candidato supuestamente independiente avalado por la oligarquía nacional.
Como en los peores regímenes totalitarios, todo está diseñado para que la izquierda se quede al margen del juego político. A regañadientes se permite la existencia del nuevo partido ciudadano Morena, pero simultáneamente se da un cheque en blanco tanto al PVEM como al PRD para minar, atacar y robar despiadadamente los votos de esta nueva opción de izquierda.
Los descarados fraudes cometidos en Chiapas, Guerrero y el Distrito Federal durante 2015 fueron apenas pequeños ensayos para lo que se aplicará en la elección presidencial de 2018.
En este contexto, si la izquierda política quiere conquistar la Presidencia de la República en 2018 debe apostar a una amplia movilización social que rebase por mucho la esfera estrictamente electoral. Morena no puede permitirse el lujo de aceptar las reglas del juego supuestamente democrático, sino que debe convertirse en la conciencia de la nación y en un vigoroso promotor de la organización social.
De la misma manera, la izquierda social debe romper de una vez para siempre con su sectarismo antipartidos para estrechar la mano de manera generosa a los millones de militantes de Morena que quieren transformar de raíz a la República Mexicana.
Juntos habría que impulsar desde ahora un masivo programa de educación cívica y vigilancia ciudadana en contra de la compra y coacción del voto, así como una vasta iniciativa nacional de observación electoral. También habría que preparar desde ahora las multitudinarias movilizaciones ciudadanas poselectorales que serán necesarios para hacer respetar el voto en 2018.
Nuestras instituciones han traicionado la democracia. La única forma de expulsar a los diablos que hoy controlan los destinos de la nación será por medio de una amplia alianza política y social a favor de la justicia y la paz.
www.johnackerman.blogspot.com
Twitter: @JohnMAckerman
- See more at: http://www.jornada.unam.mx/2015/08/17/opinion/019a2pol#sthash.0LdOc7Tb.dpuf

John M. Ackerman
E
l miércoles pasado el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, anunció que la elección presidencial de 2018 será declarada válida aun en caso de que el candidato ganador haya violado de manera flagrante, grave y sistemática la legislación electoral y el estado de derecho. Unos días antes, el mismo funcionario había anunciado que el INE no puede hacer absolutamente nada para detener la compra y la coacción del voto por medio de dádivas y presiones de los partidos políticos. Eso no lo vamos a resolver por la vía electoral, señaló el otrora experto en derecho electoral.
La supuesta transición mexicana a la democracia hoy yace muerta. Las instituciones electorales creadas durante la década de los noventa para garantizar una competencia justa entre diferentes opciones políticas hoy fungen como fieles defensoras del régimen autoritario de impunidad y corrupción.
La decisión del INE, el pasado 12 de agosto, de rechazar la solicitud ciudadana de retirar el registro al PVEM pinta de cuerpo entero a los funcionarios electorales. La ley es meridianamente clara. Tanto el artículo 94 de la Ley General de Partidos Políticos como el artículo 456 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales señalan como causal de pérdida de registro la violación de manera grave y sistemática de la normativa electoral.
Hasta los mismos consejeros que de manera vergonzosa defendieron al PVEM, como Ciro Murayama, Benito Nacif, Marco Baños, Adriana Favela y Córdova, tuvieron que aceptar durante el debate la abierta burla del partido del tucán al estado de derecho desde hace años.
En 2015, por ejemplo, estuvieron a los ojos de todos la campaña anticipada, los cineminutos, los informes legislativos, la compra ilegal de menciones en radio y televisión, la entrega de dádivas ilegales, los abusivos anuncios en la vía pública y el flagrante rebase de los topes de gasto de campaña.
Pero de la misma forma en que las autoridades avalaron las fraudulentas elecciones presidenciales de 2006 y 2012, hoy ofrecen un cheque en blanco al PVEM.
El mismo Córdova trazó el paralelo en su intervención: La pérdida de registro de un partido político es equivalente en el sistema de partidos políticos a lo que es la nulidad de una elección en el sistema electoral.
El mensaje fue perfectamente claro y se escuchó con enorme beneplácito en Los Pinos: absolutamente todo se vale en la competencia para la Presidencia de la República de 2018. No importa la gravedad, la sistematicidad o la profundidad de las violaciones a la ley. Quien venda más posiciones políticas, incluso a los intereses más oscuros, y compre más votos y complicidades, será el próximo presidente de la República.
El fraude electoral es hoy más consolidado que en 1988, cuando Carlos Salinas de Gortari robó abiertamente la presidencia a Cuauhtémoc Cárdenas. Hoy se mezclan las viejas prácticas de manipulación gubernamental, compra y coacción del voto y relleno de urnas con las nuevas prácticas de manipulación televisiva, parcialidad arbitral, triangulación financiera y terrorismo mediático.
La única alternancia que se permite es entre diferentes expresiones de la misma derecha neoliberal que ha malgobernado el país desde hace décadas. En el año 2000, el PRI entregó el poder al PAN para que este partido después se lo devolviera en 2012.
Desde ahora se prepara el relevo en 2018 del PRI al PVEM o a algún candidato supuestamente independiente avalado por la oligarquía nacional.
Como en los peores regímenes totalitarios, todo está diseñado para que la izquierda se quede al margen del juego político. A regañadientes se permite la existencia del nuevo partido ciudadano Morena, pero simultáneamente se da un cheque en blanco tanto al PVEM como al PRD para minar, atacar y robar despiadadamente los votos de esta nueva opción de izquierda.
Los descarados fraudes cometidos en Chiapas, Guerrero y el Distrito Federal durante 2015 fueron apenas pequeños ensayos para lo que se aplicará en la elección presidencial de 2018.
En este contexto, si la izquierda política quiere conquistar la Presidencia de la República en 2018 debe apostar a una amplia movilización social que rebase por mucho la esfera estrictamente electoral. Morena no puede permitirse el lujo de aceptar las reglas del juego supuestamente democrático, sino que debe convertirse en la conciencia de la nación y en un vigoroso promotor de la organización social.
De la misma manera, la izquierda social debe romper de una vez para siempre con su sectarismo antipartidos para estrechar la mano de manera generosa a los millones de militantes de Morena que quieren transformar de raíz a la República Mexicana.
Juntos habría que impulsar desde ahora un masivo programa de educación cívica y vigilancia ciudadana en contra de la compra y coacción del voto, así como una vasta iniciativa nacional de observación electoral. También habría que preparar desde ahora las multitudinarias movilizaciones ciudadanas poselectorales que serán necesarios para hacer respetar el voto en 2018.
Nuestras instituciones han traicionado la democracia. La única forma de expulsar a los diablos que hoy controlan los destinos de la nación será por medio de una amplia alianza política y social a favor de la justicia y la paz.
www.johnackerman.blogspot.com
Twitter: @JohnMAckerman
- See more at: http://www.jornada.unam.mx/2015/08/17/opinion/019a2pol#sthash.0LdOc7Tb.dpuf

John M. Ackerman

El miércoles pasado el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, anunció que la elección presidencial de 2018 será declarada "válida" aun en caso de que el candidato ganador haya violado de manera flagrante, grave y sistemática la legislación electoral y el estado de derecho. Unos días antes, el mismo funcionario había anunciado que el INE no puede hacer absolutamente nada para detener la compra y la coacción del voto por medio de dádivas y presiones de los partidos políticos. "Eso no lo vamos a resolver por la vía electoral", señaló el otrora experto en derecho electoral.

La supuesta "transición" mexicana a la democracia hoy yace muerta. Las instituciones electorales creadas durante la década de los noventa para garantizar una competencia justa entre diferentes opciones políticas hoy fungen como fieles defensoras del régimen autoritario de impunidad y corrupción.

La decisión del INE, el pasado 12 de agosto, de rechazar la solicitud ciudadana de retirar el registro al PVEM pinta de cuerpo entero a los funcionarios electorales. La ley es meridianamente clara. Tanto el artículo 94 de la Ley General de Partidos Políticos como el artículo 456 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales señalan como causal de pérdida de registro la violación "de manera grave y sistemática" de la normativa electoral.

Hasta los mismos consejeros que de manera vergonzosa defendieron al PVEM, como Ciro Murayama, Benito Nacif, Marco Baños, Adriana Favela y Córdova, tuvieron que aceptar durante el debate la abierta burla del partido del tucán al estado de derecho desde hace años.

En 2015, por ejemplo, estuvieron a los ojos de todos la campaña anticipada, los "cineminutos", los "informes" legislativos, la compra ilegal de "menciones" en radio y televisión, la entrega de dádivas ilegales, los abusivos anuncios en la vía pública y el flagrante rebase de los topes de gasto de campaña.

Pero de la misma forma en que las autoridades avalaron las fraudulentas elecciones presidenciales de 2006 y 2012, hoy ofrecen un cheque en blanco al PVEM...

TEXTO COMPLETO DISPONIBLE EN LA JORNADA

John M. Ackerman
E
l miércoles pasado el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, anunció que la elección presidencial de 2018 será declarada válida aun en caso de que el candidato ganador haya violado de manera flagrante, grave y sistemática la legislación electoral y el estado de derecho. Unos días antes, el mismo funcionario había anunciado que el INE no puede hacer absolutamente nada para detener la compra y la coacción del voto por medio de dádivas y presiones de los partidos políticos. Eso no lo vamos a resolver por la vía electoral, señaló el otrora experto en derecho electoral.
La supuesta transición mexicana a la democracia hoy yace muerta. Las instituciones electorales creadas durante la década de los noventa para garantizar una competencia justa entre diferentes opciones políticas hoy fungen como fieles defensoras del régimen autoritario de impunidad y corrupción.
La decisión del INE, el pasado 12 de agosto, de rechazar la solicitud ciudadana de retirar el registro al PVEM pinta de cuerpo entero a los funcionarios electorales. La ley es meridianamente clara. Tanto el artículo 94 de la Ley General de Partidos Políticos como el artículo 456 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales señalan como causal de pérdida de registro la violación de manera grave y sistemática de la normativa electoral.
Hasta los mismos consejeros que de manera vergonzosa defendieron al PVEM, como Ciro Murayama, Benito Nacif, Marco Baños, Adriana Favela y Córdova, tuvieron que aceptar durante el debate la abierta burla del partido del tucán al estado de derecho desde hace años.
En 2015, por ejemplo, estuvieron a los ojos de todos la campaña anticipada, los cineminutos, los informes legislativos, la compra ilegal de menciones en radio y televisión, la entrega de dádivas ilegales, los abusivos anuncios en la vía pública y el flagrante rebase de los topes de gasto de campaña.
Pero de la misma forma en que las autoridades avalaron las fraudulentas elecciones presidenciales de 2006 y 2012, hoy ofrecen un cheque en blanco al PVEM.
El mismo Córdova trazó el paralelo en su intervención: La pérdida de registro de un partido político es equivalente en el sistema de partidos políticos a lo que es la nulidad de una elección en el sistema electoral.
El mensaje fue perfectamente claro y se escuchó con enorme beneplácito en Los Pinos: absolutamente todo se vale en la competencia para la Presidencia de la República de 2018. No importa la gravedad, la sistematicidad o la profundidad de las violaciones a la ley. Quien venda más posiciones políticas, incluso a los intereses más oscuros, y compre más votos y complicidades, será el próximo presidente de la República.
El fraude electoral es hoy más consolidado que en 1988, cuando Carlos Salinas de Gortari robó abiertamente la presidencia a Cuauhtémoc Cárdenas. Hoy se mezclan las viejas prácticas de manipulación gubernamental, compra y coacción del voto y relleno de urnas con las nuevas prácticas de manipulación televisiva, parcialidad arbitral, triangulación financiera y terrorismo mediático.
La única alternancia que se permite es entre diferentes expresiones de la misma derecha neoliberal que ha malgobernado el país desde hace décadas. En el año 2000, el PRI entregó el poder al PAN para que este partido después se lo devolviera en 2012.
Desde ahora se prepara el relevo en 2018 del PRI al PVEM o a algún candidato supuestamente independiente avalado por la oligarquía nacional.
Como en los peores regímenes totalitarios, todo está diseñado para que la izquierda se quede al margen del juego político. A regañadientes se permite la existencia del nuevo partido ciudadano Morena, pero simultáneamente se da un cheque en blanco tanto al PVEM como al PRD para minar, atacar y robar despiadadamente los votos de esta nueva opción de izquierda.
Los descarados fraudes cometidos en Chiapas, Guerrero y el Distrito Federal durante 2015 fueron apenas pequeños ensayos para lo que se aplicará en la elección presidencial de 2018.
En este contexto, si la izquierda política quiere conquistar la Presidencia de la República en 2018 debe apostar a una amplia movilización social que rebase por mucho la esfera estrictamente electoral. Morena no puede permitirse el lujo de aceptar las reglas del juego supuestamente democrático, sino que debe convertirse en la conciencia de la nación y en un vigoroso promotor de la organización social.
De la misma manera, la izquierda social debe romper de una vez para siempre con su sectarismo antipartidos para estrechar la mano de manera generosa a los millones de militantes de Morena que quieren transformar de raíz a la República Mexicana.
Juntos habría que impulsar desde ahora un masivo programa de educación cívica y vigilancia ciudadana en contra de la compra y coacción del voto, así como una vasta iniciativa nacional de observación electoral. También habría que preparar desde ahora las multitudinarias movilizaciones ciudadanas poselectorales que serán necesarios para hacer respetar el voto en 2018.
Nuestras instituciones han traicionado la democracia. La única forma de expulsar a los diablos que hoy controlan los destinos de la nación será por medio de una amplia alianza política y social a favor de la justicia y la paz.
www.johnackerman.blogspot.com
Twitter: @JohnMAckerman
- See more at: http://www.jornada.unam.mx/2015/08/17/opinion/019a2pol#sthash.0LdOc7Tb.dpuf





APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

Evitemos que sigan robando con el pretexto de la #modernidad y el #progreso



Leer mas

APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

ENTREVISTA | ¿Qué va a pasar con las nuevas generaciones en México?: Verónica Gerber

agosto 17, 2015 - 00:00h 0 Comentarios
Verónica Gerber y su literatura experimental, en el libro Conjunto vacío. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo
Verónica Gerber y su literatura experimental, en el libro Conjunto vacío. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo
Ciudad de México, 17 de agosto (SinEmbargo).- La ciudad, el mundo, la literatura y sobre todo el exilio, conforman para la joven escritora y artista visual Verónica Gerber (Ciudad de México, 1981) un conjunto vacío, un nido deshabitado alrededor del cual se escapa una madre y en cuyo interior se arma un bunker para vivir protegido.
Conjunto vacío se llama precisamente la primera novela de Gerber, resultado del Premio Aura Estrada que la artista obtuvo en 2013 y que hoy ve la luz merced a los buenos oficios de la oaxaqueña editorial Almadía.
Conjunto vacío cuenta la historia de Verónica, hija de exiliados argentinos, que vive en la ciudad de México, y debe regresar al departamento que fuera de su madre, antes de que ésta desapareciera repentinamente hace años. También es una historia de amor, o de abandono, en la que una ruptura desemboca en un viaje a las raíces familiares.
Cuando las palabras son insuficientes, balbucean dejan su lugar a dibujos, abstracciones, esquemas. Esta novela no duda en inventar su propio idioma: uno hecho de grafías, trazos y espacios vacíos. De la escritura a las representaciones visuales, la autora construye una historia de agujeros que aparecen dentro de otros agujeros.
Verónica Gerber publicó Mudanza (Auieo/Taller Ditoria), libros de ensayos que narra la transformación de cinco escritores en artistas visuales. Ha expuesto individual y colectivamente en el Museo de la Ciudad de México, el Museo Experimental el Eco, el Centro Cultural de España y el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), entre otros. Egresada de la licenciatura en artes plásticas de la ENPEG, La Esmeralda y de la Maestría en Historia del Arte de la UNAM. Es editora en la cooperativa Tumbona ediciones y ha publicado ensayos, artículos y reseñas en diversas publicaciones.
–La familia es un poco un juntadero de hoyos, ¿verdad?
–Tal cual. Más se define por lo que no es que por lo que no es.
–Se define también por lo no dicho
–Hay algo de eso no tanto en mis padres, pero sí en mis abuelos. Esas reuniones familiares y mi abuelo dando un manotazo en la mesa al grito de ¡De eso no se habla!
–¿Te inspiraste en tus abuelos para escribir Conjunto vacío?
–No exactamente. Pero sí hay elementos de mi historia. Es una cosa más bien ficticia con hechos reales como que sí soy hija de exiliados argentinos.
Premio Aura Estrada. Foto: Especial
Premio Aura Estrada. Foto: Especial
–De acuerdo a lo que pasa en México, ¿pensaste en pegar la vuelta hacia la tierra de tus padres?
–No, nunca lo he pensado como tal. Pero ahora no sé. Me asusta la idea. Es y no es tu casa. Sería como ir a cualquier parte del mundo. Es cierto que las cosas están cada vez más oscuras aquí, me cruzan muchos pensamientos, pero el de irme de México no es el primordial.
–Cuando la madre de tu historia se va por el excusado, parece una metáfora de este país donde hay 75 túneles de los narcos y todo el mundo se escapa, hasta el “Chapo”
–En este libro no trato el presente de mi país, pero hay muchas cosas que te hacen pensar en nuestro presente. Tal vez por las condiciones en que nací, que son las del exilio, lo que me tocaba era reflexionar sobre el exilio en relación con el país al que finalmente pertenezco, que es México. Hemos pensado poco alrededor de eso. El número de desaparecidos y muertos hay que resolverlo, hay que resolver la fuga del “Chapo”, pero también hay que pensar en qué va a pasar con las generaciones nacidas y crecidas en el México de la violencia.
–Las nuevas generaciones parecen, efectivamente, un conjunto vacío
­–Probablemente sea la impresión que tienen los adultos. No sé si no sabemos leer qué les pasa o en qué están. No sé si es una distancia generacional o si son en realidad un conjunto vacío. Tengo contacto con generaciones más jóvenes a través de los talleres que doy y me he encontrado con gente muy talentosa, inteligente y sensible. Nunca los conoces demasiado a fondo, claro…
–Son generaciones desprotegidas
–Eso sí. Me podría incluso meter en ese conjunto de generaciones que no va a conocer la idea de prestaciones, de seguro social
–Los chicos de la Narvarte pertenecían a las nuevas generaciones, lo que convierte a esta sociedad en asfixiante
–Rubén Espinosa nació en 1981, como yo. Es tremendo.
–En tu novela tampoco hay aire
–No. Aunque depende de cómo lo pienses. Hay tres sintaxis en el libro, la verbal, la visual y la espacial. Esta última es cómo se va haciendo aire en las páginas, el texto se achica, comienzan los dibujos, la palabra se queda sin elementos.
En mi libro hay muchas cosas que remiten al presente actual de México, aun cuando sea una historia del pasado. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo
En mi libro hay muchas cosas que remiten al presente actual de México, aun cuando sea una historia del pasado. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo
–Tu bunker se parece al bunker de Fiesta en la madriguera, de Juan Pablo Villalobos
–No había pensado en esa falta de aire en la literatura mexicana contemporánea. Mi bunker, efectivamente, es asfixiante y cuando lo narraba me daba un poco de miedo. Había espacios indeterminados que podían mandar al personaje a lugares absolutamente desconocidos de la mente.
–La madre ausente es un tema poderoso
–Sí, porque la madre ausente siempre está presente. Al menos en este libro así lo es. Creo que la madre de Conjunto vacío sí se hace cargo de su maternidad, pero siempre hay algo que la jala hacia otro lado.
–¿Pensaste en los desaparecidos a la hora de hacer ese personaje?
–Pensé en desapariciones, efectivamente. Sobre todo pensé mucho en eso que decía el dictador argentino Jorge Rafael Videla: – Está desaparecido, es una incógnita, no está muerto, no vamos a poder hacer nada. Son frases hechas que increíblemente se repiten en el México actual.
–¿Qué te pasa cuando se dice que tu literatura es experimental?
–En principio, no me gustan las etiquetas, pero no es desatinado. Sobre todo si se piensa en mi trabajo visual, donde la experimentación para mí resulta la certera intención de querer llevar al extremo la imagen, las palabras, su relación posible. Creo que el ejercicio de exiliar el lenguaje, las historias, uno podría hablar de experimentación porque hay cosas que no se ajustan a cierta tradición. Aunque no hay nada nuevo. Experimentación no es lo nuevo, pues como dijo el Antiguo Testamento: No hay nada nuevo bajo el sol.



APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

DINERO




Se acerca a 2 millones el número de seguidores de La Jornada en Twitter
Devaluación impacta a ICA
‘‘Lo que Chente quiso decir’’

Enrique Galván Ochoa
Foto
L
a Jornada se acerca a la marca de 2 millones de seguidores en Twitter. Este fin de semana @lajornadaonline llegó a un millón 90 mil. La dirección fue creada en abril de 2009 y es con la que se actualiza la información de nuestro periódico a lo largo del día. Tenemos otra: @lajornadaimpresa, creada en junio de 2009, con 877 mil seguidores, es la que presenta en las madrugadas la información de la edición impresa, los monos, los artículos de fondo. Cuando usted esté leyendo esto las cifras habrán aumentado porque crecen a cada minuto que transcurre. Combinadas, las noticias y los anuncios de @lajornadaonline y @lajornadaimpresa, alcanzan a un público mayor a 50 millones de personas de la red social alrededor del mundo, ya que cada uno de nuestros seguidores tiene, a su vez, sus propios seguidores. La Jornada fue el primer diario de la capital de la República que se incorporó a Internet, con una plataforma de información básica. A la fecha, la edición completa está disponible en la dirección www.jornada.unam.mx. Un número importante de usuarios visita nuestro portal siguiendo los links de Twitter y otras redes sociales, pero además hay decenas de millares que lo hacen en forma directa.
Impacto en ICA
En los últimos días el valor de la acción de ICA (Ingenieros Civiles Asociados), la mayor constructora del país, ha perdido la mitad de su valor como efecto de la devaluación. Forma parte de un grupo de compañías que tienen importantes deudas en dólares, la lista la encabeza América Móvil. La cuantía de la deuda en su equivalente en dólares se ha disparado.
Alonso Quintana, director general de la compañía, citado por Reuters, dice que la drástica caída de las acciones en la Bolsa Mexicana de Valores en los últimos dos días se ha visto precipitada por preocupaciones en el mercado sobre la depreciación del peso y el impacto en su deuda en dólares.
Sin embargo, ICA no tiene intención de vender la participación de control que tiene en el operador mexicano de aeropuertos Grupo Aeroportuario del Centro Norte (OMA), del cual vendió 7% de su participación el 7 de agosto pasado. Yo creería que nada más es un apretón que nos da el mercado por la devaluación del peso, y por como se ve eso reflejado en nuestros números sobre todo por tener bonos en dólares, comentó el ejecutivo. Las acciones de ICA, que han perdido cerca de la mitad de su valor en lo que va del año, bajaban el viernes pasado un 8.69% a un precio de 8.10 pesos en operaciones intradía. No es sólo la devaluación lo que está afectando a la industria de la construcción. Es que la economía sigue sin reaccionar. El reporte del Banco de México, la semana pasada, confirma lo que viven las empresas: la actividad económica está yerta.
Tensiones
Por otro lado, crecen las versiones sobre las presuntas tensiones entre la Secretaría de Hacienda y el Banco de México. Hacienda es la responsable del peso y el banco central de la inflación. Una entelequia llamada Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero supuestamente debería coordinar y armonizar sus acciones. Es una instancia de evaluación, análisis y coordinación de autoridades en materia financiera, creado mediante decreto presidencial del 29 de julio de 2010. Sin embargo, no ha sido efectivo. En la práctica parece que Hacienda y Banxico van por caminos diferentes, inclusive opuestos. La devaluación, por ejemplo, sabotea la tarea del Banco de mantener los precios, y la inflación controlados. Sin que Carstens sea un Nobel de Economía, sacarlo del escenario el próximo diciembre sería un error. Otro.
@Vox Populi
Asunto: ‘‘lo que Chente quiso decir’’
Me parece inverosímil la declaración de Peña Nieto en la que dice que nuestro país es más atractivo para inversiones y turismo debido a la devaluación. Esto es cierto, pero el daño que se le causa a la población en general es más grande que el beneficio obtenido, unos cuantos son los que reciben este beneficio. Está totalmente fuera de lugar su postura y sólo trata de justificar lo que sucede.
Arturo Sánchez A. /Distrito Federal
R: Tal vez le hace falta un intérprete como Rubén Aguilar, aquel personaje que se hizo famoso por la frase ‘‘lo que Chente quiso decir’’, porque su trabajo consistía en darle algún sentido a las tonterías de Fox un día si y el otro también. Supongo que Peña Nieto quiso decir –y no estoy tratando de suplantar a Aguilar– es que algunos sectores, como el exportador, la maquila, las remesas familiares y en menor proporción el turismo, porque lo ha ahuyentado la violencia, pueden salir beneficiados porque reciben dólares. Pero la economía mexicana se mueve en pesos y resulta gravemente afectada por la devaluación.
Tuits
La devaluación del peso genera escozor, pero es positiva, asegura Peña Nieto. Un devaluado presidente.
@GustavoVela71
EPN regaló el petróleo a extranjeros; #Morena llevará a cabo la segunda nacionalización de la historia del país: AMLO.
@Revolucion3_0
Anticipan una megadevaluación antes de finalizar el sexenio de Peña Nieto.
Puerto Vallarta@VivirVallarta
Twitter: @galvanochoa
FaceBook: galvanochoa



APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

Gabino Cué ‘‘se dejó llevar por el canto de las sirenas’’, señala López Obrador

Al pedir la militarización de Oaxaca, el gobernador ha olvidado al pueblo: Flavio Sosa
Gabino Cué ‘‘se dejó llevar por el canto de las sirenas’’, señala López Obrador
‘‘Los maestros disidentes no caeremos en la provocación’’, asegura Rubén Núñez, de la CNTE



Foto


Andrés Manuel López Obrador, ayer en Oaxaca; enseguida, los dirigentes Flavio Sosa y Rubén Núñez 
Foto La Jornada, Arturo Pérez Alfonso / Cuartoscuro y Luis Humberto González
Jorge A. Pérez Alfonso y Saúl Maldonado
Corresponsales
Periódico La Jornada
Lunes 17 de agosto de 2015, p. 9
Oaxaca, Oax.
El presidente del Consejo Nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, consideró que el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, ‘‘se dejó llevar por el canto de las sirenas’’ y ahora forma parte del grupo de políticos a los que califica de ‘‘mafia del poder, entiéndase traficantes de influencias, políticos corruptos, gobierno federal y ahora lamentablemente el gobernador de Oaxaca’’.
Aseveró que (Cué) ‘‘iba muy bien, estaba resistiendo, cuando lo veía lo felicitaba, porque no estaba utilizando el autoritarismo para gobernar’’; sin embargo ahora, con la modificación hecha al decreto 02 del 23 de mayo de 1992, con lo que se creó el ‘‘nuevo Instituto Estatal de Educación Pública (Ieepo) de Oaxaca’’y la militarización del estado, ‘‘se ha equivocado gravemente. Ese no es el camino, hay que buscar el diálogo, hay que resolver los problemas mediante la conciliación’’.
López Obrador reiteró su apoyo al magisterio oaxaqueño que, añadió, ha sido víctima de una fuerte campaña de desprestigio impulsada desde la presidencia de México apoyada por el empresario Claudio X. González y el dirigente del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani. ‘‘Sé que los maestros cumplen con su responsabilidad ante los que apuestan a la privatización de la educación; es algo exagerado, es una guerra sucia’’.
Se refirió también al documento enviado por Cué –a quien respaldó en su candidatura a la gubernatura en el año 2010– a los poderes de la Unión solicitando que las fuerzas armadas asumieran la seguridad de Oaxaca ante la intención de recobrar la rectoría de la educación por parte del magisterio disidente. ‘‘El hotel donde me hospedé parece cuartel; ya ni quería quedarme ahí, no me vayan a robar. Eso no es lo mejor; hay que buscar otro camino mediante el diálogo’’.
Deseó: ‘‘Ojalá Gabino rectifique, lo digo de manera sincera’’, y es que –afirmó– es importante que por encima de los intereses personales o de grupo se prioricen los intereses del pueblo, ‘‘no dejarse llevar por un grupo y mucho menos de los halcones que todo lo quieren resolver con la fuerza, con la represión; eso no, ojalá él (Gabino) rectifique’’.
En tanto, Flavio Sosa, ex dirigente de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, dijo que ‘‘Gabino Cué está respondiendo a los intereses más oscuros de la clase política mexicana y se ha olvidado de los del pueblo’’. Esto, en referencia a las acciones que ha emprendido el mandatario estatal ‘‘para entregar la rectoría de la educación a la Federación y a la militarización’’ del estado.
Señaló: ‘‘Yo no sé qué es lo que pretende este señor’’. Refirió que la decisión que ha tomado Cué, al solicitar que las fuerzas armadas se encarguen de la seguridad en Oaxaca, es primero que nada la militarización del estado, pero además ‘‘yo creo que es un ataque a la transición democrática que él mismo impulsó’’.
Sosa puntualizó que el mandatario ‘‘se ha olvidado de que la transición no vino de su trabajo en campaña, sino que se debió a la labor de cientos de personas a través de los años, por lo que la traición que está realizando es a todo el pueblo de Oaxaca y a su historia, incluso a las personas que finalmente perecieron en la lucha por un cambio en la entidad.
‘‘Gabino se quiere vestir de militar y cancelar la libertad’’, consideró Sosa, pues dijo que al militarizar al estado pretende gobernar por la fuerza y no por el diálogo y la paz que alguna vez prometió; tal pareciera que quiere utilizar los preceptos dejados por el ex presidente Felipe Calderón quien, dijo, fue quien inventó ‘‘esta idea de que los gobiernos duros pueden ser una salida’’. Sosa preguntó: ‘‘¿A qué le tiene miedo (Gabino Cué)? ¿A que le reclame en la calle el pueblo de Oaxaca?
Por otra parte, de visita en Durango, Rubén Núñez, dirigente de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), dijo que ‘‘la militarización del estado de Oaxaca tiene por objetivo la provocación a los maestros para encarcelar a los líderes, pero no vamos a caer en su juego… aunque si tocan a uno, tocan a todos’’, señaló. Asimismo, dijo que el sábado 22 los maestros disidentes deciden si van a la huelga nacional.
Explicó que no existe ningún riesgo de enfrentamiento, porque las movilizaciones de los maestros han sido y seguirán siendo pacíficas con una resistencia organizada. ‘‘Nos quieren provocar para iniciar con la retención y encarcelamiento de maestros; incluso ya tienen varias órdenes de aprehensión listas y sólo están esperando que les demos un motivo y caigamos en su juego para proceder, pero no va a ser así’’, mencionó.



APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

Cazan a testigos de la masacre en Apatzingán



Leer mas

APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.