CUANDO TERMINES DE VER LA PAGINA ACTUAL, DA CLICK EN ENTRADAS ANTIGUAS PARA QUE VEAS TODO LO DEL DIA DE HOY.

martes, 18 de agosto de 2015

Intelectuales reclaman a EPN en carta y les responden con funcionario de segundo nivel

carta-epn
Ciudad de México, 18 de agosto (SinEmbargo).– Roberto Campa Cifrián, Subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), respondió esta mañana a personalidades internacionales que se dirigieron al Presidente Enrique Peña Nieto para exigir justicia y el fin de los ataques a medios y a defensores de Derechos Humanos. Dijo que el Gobierno federal no atraerá el multihomicidio ocurrido en la colonia Narvarte y que ha considerado que la respuesta debe llegar por la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF).
“Con relación a la carta que un destacado grupo de intelectuales, periodistas, actores y defensores de Derechos Humanos enviaron al licenciado Enrique Peña Nieto el pasado domingo, comunico que he recibido instrucciones del Presidente de la República para seguir atendiendo personalmente este asunto”, dice la respuesta de Campa Cifirián.
El funcionario detalla en el texto que “en relación con el homicidio de Rubén Espinosa, Olivia Alejandra Negrete Avilés, Yesenia Quiroz Alfaro, Nadia Vera Pérez y Mile Virginia Martin, la autoridad responsable que es la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal nos ha comunicado que a esta fecha ninguna línea de investigación está descartada”.
“El compromiso del Presidente Enrique Peña Nieto con la libertad de expresión se acredita todos los días. Respeta la crítica pública que se ejerce sin cortapisas en el país y comparte su preocupación por los atentados en contra de la integridad física de cualquier periodista”, dice la repuesta del Subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación.
Posteriormente, en entrevista con Radio Fórmula, Campa Cifrián dijo que aunque existe la posibilidad de que el Gobierno federal atraiga el caso del multihomicidio en la Narvarte  ”la conveniencia es que el asunto se sostenga ahí”, en la Procuraduría capitalina.
En la respuesta por escrito, el Subsecretario dijo que “en el Gobierno de la República estamos convencidos de que cada delito debe ser combatido y cada pérdida humana asociada a la violencia debe perseguirse y castigarse. Somos conscientes también de que los delitos que afectan a comunicadores y a defensores de Derechos Humanos por el ejercicio de su actividad profesional tiene un impacto adicional en la sociedad porque representan atentados contra las libertades de todos los mexicanos”.
PROMO-NADIA-RUBEN
Más de 400 intelectuales, artistas y periodistas firmaron una carta para exigir al Presidente Enrique Peña Nieto que investigue los asesinatos de comunicadores en México y establezca mecanismos efectivos para su protección, luego del homicidio del fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril, la activista Nadia Dominique Vera y otras tres mujeres en la capital del país el pasado 31 de julio.
En la misiva, difundida en la página web del Pen Club América, los firmantes urgieron al mandatario mexicano garantizar el esclarecimiento inmediato y efectivo de los asesinatos contra Rubén Espinosa y “la enorme cantidad de periodistas en México que han caído como él, y la investigación sin contemplaciones de los funcionarios estatales y municipales que, en cada caso, se puedan haber visto involucrados”.
Pidieron la revisión inmediata de los mecanismos para la protección de periodistas y el “compromiso efectivo de su gobierno” para garantizar la libertad de expresión en México. La misiva observa que desde el año 2000 decenas de reporteros han sido víctimas de homicidios en México, además de que 20 continúan desaparecidos.
“La abrumadora mayoría de estos crímenes permanecen en la impunidad. La CNDH [Comisión Nacional de Derechos Humanos] apunta a evidencia que involucra a funcionarios públicos en varios de los ataques contra periodistas y medios de comunicación. Las amenazas físicas extremas y generalizadas que padecen los reporteros llama la atención de las organizaciones encargadas de vigilar la libertad de expresión en el mundo, y de grupos como el Comité de Protección a los Periodistas (CPJ) y PEN, que abogan por los derechos de la prensa. Todos ellos han hecho campañas para acabar con lo que se ha llamado censura a tiros”.
También este fin de semana, en un editorial titulada “El asesinato de la prensa libre en México”, el periódico estadounidense The New York Times señaló que los periodistas en México enfrentan una decisión terrible: “autocensurarse o ser silenciados por una bala”.
El influyente diario exhortó a Enrique Peña Nieto a repudiar las advertencias del Gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, (sobre que iba a sacudir el árbol y un montón de manzanas podridas caerían), previas al asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril.
El New York Times recordó que cuando Espinosa Becerril llegó a la ciudad de México en su auto exilio, dijo a sus amigos que se sentía inseguro porque hombres extraños le habían preguntado si él fue el fotógrafo que había huido de Veracruz.
El diario estadounidense recalcó que desde 2010, al menos 41 periodistas han sido asesinados en México y que aproximadamente 20 han desaparecido. Además, que desde que Duarte asumió el cargo de Gobernador de Veracruz en 2010, la intimidación y los crímenes contra periodistas en ese estado se han disparado, según defensores de la libertad de prensa. Catorce han muerto y al menos tres han desaparecido.
En la mayoría de los casos, las autoridades locales han tratado de restar importancia a la idea de que los periodistas fueron asesinados para silenciarlos, indicó el rotativo en su editorial.
“Los periodistas mexicanos son blanco de organizaciones criminales poderosas y en algunos casos de funcionarios gubernamentales que no quieren que sus fechorías sean expuestas. La mayoría de los casos permanecen sin resolver, dejando a los periodistas en muchas partes del país, con una terrible elección: se autocensuran o consiguen ser silenciados por una bala”, señaló el influyente medio extranjero.
TEXTO ÍNTEGRO DE LA CARTA
Enrique Peña Nieto
Presidente de los Estados Unidos Mexicanos
15 Agosto 2015
P R E S E N T E
Presidente Peña Nieto:
Nosotros, periodistas, escritores, y artistas creativos de todo el mundo, con el apoyo de PEN y el Comité de Protección a los Periodistas, vemos con indignación los ataques contra los reporteros en México. Cuando se ataca a un periodista se atenta contra el derecho a la información de la sociedad entera.
El 31 de julio fue asesinado en Ciudad de México el fotoreportero Rubén Espinosa, junto con una activista de derechos humanos, dos de sus compañeras de piso y la empleada doméstica del lugar. Este crimen ha sido un parteaguas. La Ciudad de México era considerada uno de los últimos lugares seguros para el ejercicio periodístico. Pero ahora no parece haber santuario alguno para los reporteros perseguidos en México.
Desde el año 2000 decenas de reporteros han sido víctimas de homicidio; se sabe de otros 20 que continúan desaparecidos. La abrumadora mayoría de estos crímenes permanecen en la impunidad. La CNDH apunta a evidencia que involucra a funcionarios públicos en varios de los ataques contra periodistas y medios de comunicación. Las amenazas físicas extremas y generalizadas que padecen los reporteros llama la atención de las organizaciones encargadas de vigilar la libertad de expresión en el mundo, y de grupos como el Comité de Protección a los Periodistas y PEN, que abogan por los derechos de la prensa. Todos ellos han hecho campañas para acabar con lo que se ha llamado censura a tiros.
Rubén Espinosa, asesinado a sus 31 años de edad, laboraba como fotógrafo en el estado de Veracruz. Tras recibir varias amenazas graves, huyó a la Ciudad de México hace algunas semanas. Los reporteros de Veracruz que reciben amenazas están convencidos de que éstas provienen de funcionarios del gobierno del estado. Desde que el actual gobernador, Javier Duarte, llegó al poder en 2010, las amenazas, los maltratos, y los asesinatos de periodistas han alcanzado cifras sin precedente en Veracruz: catorce han muerto de manera atroz, y tres han desaparecido. En cada uno de los casos se ha desechado como línea de investigación judicial el ejercicio profesional de las víctimas. Hasta ahora, 37 colegas de Rubén Espinosa han tenido que abandonar sus trabajos, sus hogares y sus familias, y desplazarse a la Ciudad de México tras recibir amenazas. Rubén Espinosa fue asesinado a las pocas semanas de su llegada a la capital.
Señor Presidente; no debe haber mas asesinatos: el homicidio de Espinosa, y de Alejandra Negrete, Yesenia Quiroz, Nadia Vera, y Mile Virginia Martín —las cuatro jóvenes que murieron con él— deben ser investigadas con integridad. Los verdaderos homicidas tienen que recibir juicio justo y condena pronta. En su país, señor Presidente, las estadísticas de impunidad en los casos contra periodistas son alarmantes: Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos, 89 por ciento de los asesinatos permanecen sin resolver. La Comisión ha denunciado que sus propias investigaciones son obstaculizadas por las autoridades. La negligencia judicial garantiza la impunidad.
Hoy el periodismo en todo el mundo vive bajo asedio: los reporteros mexicanos, en particular, viven en peligro mortal. Las organizaciones criminales, los funcionarios de gobierno corruptos, y un sistema de impartición de justicia incapaz siquiera de determinar la responsabilidad de los asesinos son causa de la extrema vulnerabilidad de los reporteros.
Señor presidente, le urgimos a:
1.-Garantizar el esclarecimiento inmediato y efectivo de los asesinatos contra Rubén Espinosa y la enorme cantidad de periodistas en México que han caído como él, y la investigación sin contemplaciones de los funcionarios estatales y municipales que, en cada caso, se puedan haber visto involucrados.
2.- La revisión inmediata de los mecanismos para la protección de periodistas y el compromiso efectivo de su gobierno para garantizar la libertad de expresión en México.
Atentamente,
Mario Arriagada
Héctor Abad Faciolince
Rodrigo Abd
Jaime Abello
Vivian Abenshushan
Mariclaire Acosta
Chimamanda Ngozi Adichie
Sergio Aguayo
José Agustín
Francisco Alanís
Cristian Alarcón
Jesús Alberto Yajure
María Alesia Sosa
Andrew Alexander
Paola Alín
Esther Allen
Guilherme Alpendre
Vivien Altman
Sinar Alvarado
Nathalie Alvaray
Rosental Alves
Luigi Amara
Anita Anand
Jon Lee Anderson
Claudia Antunes
Kwame Anthony Appiah, former president of PEN American Center
Elizabeth Araujo
Homero Aridjis
Rosemarie Armao
Alonso Arreola
Margaret Atwood
Paul Auster
Cecilia Ballesteros Guerra
Cecilia Balli
Patricia Barba Ávila
Caco Barcellos
Javier Bárcenas
Günter Bartsch
César Batiz
Dan Baum
Louis Begley, former president of PEN American Center
Geney Beltrán Félix
Marcelo Beraba
Carl Bernstein
Luis Pablo Beauregard Alday
Marjorie Blomme
Ray Bonner
Steven Bodzin
Lisseth Boon
Lolita Bosch
Liz Bradley
Carlos Bravo Regidor
Tom Brokaw
Gloria Jay Browne-Marshall
Lydia Cacho
Verónica Calderón García
Homero Campa
Fidel Cano
Pablo Caño Gallardo
Martín Caparrós
Mardonio Carballo
Laura Carlsen
Sonia Corona Sánchez
Ana María Carrano
Laura Castellanos
César Castro Fagoaga
Jean-Philippe Ceppi
Michael Chabon
Vitaly Chelyshev
Ron Chernow, former president of PEN American Center
Susan Chira
Noam Chomsky
Paula Chouza Candeira
Sandra Cisneros
Ana Clavel
Jennifer Clement
John Coats
John Coetzee
Teju Cole
John Conroy
Martha Cooley
Sheila Coronel
Daniel Coronell
Ricardo Corredor
Molly Crabapple
Carjuan Cruz
Juan Cruz
Alfonso Cuarón
Guillermo Cullell
Dave Cullen
Michael Cunningham
Carlos Dada
Sergio Dahbar
Staffan Dahllöf
Luke Dale-Harris
Helen Darbishire
Javier Darío Restrepo
Daniela Dávila Torres
Jacobo Dayana
Luca De Biase
Donna De Cesare
José de Córdoba
Pablo de Llano Neira
Anthony de Palma
José Roberto de Toledo
Siddhartha Deb
Melissa del Bosque
Matias del Rio
Guillermo del Toro
Claudia Delgado
Junot Díaz
Adriana Diaz Enciso
Christopher Dickey
Juan Diego Quesada Fernández
Stephen Doig
Andrew Donohue
Kate Doyle
Daniel Drepper
Denise Dresser
Borja Echevarría
Nelson Eduardo Bocaranda
Carlos Eduardo Huertas
Gastón Eligio Monge
Alvaro Enrigue
Octavio Enríquez
Louise Erdrich
Gerardo Esquivel
Joaquín Estefanía
Monica Fahmy
Tai Farounbi
Jules Feiffer
Héctor Feliciano
Airam Fernández
Patricio Fernández
Antonio Fernández Nayz
Carlos Fernando Chamorro
Stephen Ferry
Diego Fonseca
Juan Luis Font
Juan Forero
Altin Fortuzi
Hal Foster
Lorna Scott Fox
Marian Botsford Fraser, chair of Writers in Prison Committee, PEN International
Carlos Franz
Salvador Frausto
Maureen Freely, president of English PEN
Josh Friedman
Melva Frutos
Claudia Furiati Páez
Jan Gunnar Furuly
Neil Gaiman
Alicia García Bergua
Ana García Bergua
Gael García Bernal
Lourdes Garcia-Navarro
Javier Garza
Verónica Gerber Biecci
Graeme Gibson
Ricardo Ginés
Todd Gitlin
Jo Glanville, director of English PEN
Peter Godwin, former president of PEN American Center
Matt Goldberg
Francisco Goldman
Marina Gómez Robledo Ramos
Vanessa Gómez Quiroz
Enric Gonzalez
Mónica Gonzalez
Mónica González Islas
Camilo Gonzalez Posso
Gustavo Gorriti
Juan Gossain
Cheryl Gould
Témoris Grecko
John Green
Mona Grivi Norman
Evelyn Groenink
Rogelio Guedea
Carla Guefenbein
Leila Guerriero
Alma Guillermoprieto
Alejandra Gutiérrez Valdizán
Sebastián Hacher
Jessica Hagedorn
Nicky Hager
Pete Hamill
Daniel Handler
Adam Hannestad
Dorrit Harazim
Miles Harvey
Jens Egil Heftoy
Leonardo Heiblum
Aleksander Hemon
Amy Hempel
Julián Herbert
Yuri Herrera
Roberto Herrscher
Seymour Hersh
Adam Hochschild
Refik Hodzic
Pavla Holkova
Amanda Hopkinson
Mark Horvitz
Brant Houston
Ariana Huffington
Mark Lee Hunters
Siri Hustvedt
Steven Isenberg
Gabriela Jaúregui
Camilo Jiménez Estrada
Ha Jin
Gilbert Joseph
Laia Jufresa
Mario Jursich
David Kaplan
Nitasha Kaul
Amitava Kaur
Porochista Khakpour
Kimberly Kleman
Minna Knus-Galán
Lucy Komisar
Gisela Kozak
Stefanie Kremser
Hari Kunzru
Rachel Kushner
Tony Kushner
Sandra La Fuente
Gumersindo Lafuente
Lucía Lagunes Huerta
Anne Lea Landsted
Joanne Leedom-Ackerman
Rafael Lemus
Juanita León
Jonathan Lethem
Karen Lewellen
Albinson Linares
Yelitza Linares
Elinor Lipman
Claudio Lomnitz
Roberto López Belloso
Jorge Luis Sierra
Helge Lunde
Gavin MacFadyen
Larissa MacFarquhar
Pamela Maffei McCarthy
Dale Maharidge
Gabriela Manulli
David Marcial Pérez Muñoz
David Maris
Megan Marshall
Eduard Martín-Borregón
Óscar Martínez
París Martínez
Jan Martínez Ahrens
Antonio Martínez Velázquez
Michael Massing
Ayana Mathis
Judith Matloff
D.T. Max
Patrick Mayoyo
Colum McCann
Colin McMahon
Jody McPhillips
Pablo Medina
María Gabriela Méndez
Claudia Méndez Arriaza
Maaza Mengiste
Geraldine Fabrikant Metz
Josh Meyer
Lorenzo Meyer
Alfredo Meza
Thomasina Miers
T. Christian Miller
Ken Mizokochi
Anne Modarressi
Adrian Mogos
Fernando Molica
Tania Montalvo
Daniel Montero Bejerano
María Jesús Montes
Acianela Montes de Oca
Rick Moody
Marcelo Moreira
Gina Morelo
Ana Karina Moreno
Daniel Moreno
Dan Morrison
Eduardo Mosches
Maggie Mulvihill
Boris Muñoz
Azar Nafisi
Bertha Navarro
Fernanda Navarro
Enrique Naveda
Sonia Nazario
Guadalupe Nettel
Juan Noé Fernández Andrade
Suzanne Nossel, executive director of PEN American Center
José Luis Novoa
Adriana Núñez
Eulimar Núñez
Finbarr O’Reilly
Achy Obejas
Midori Ogasawara
Lise Olsen
Michael Ondaatje
Hector Ortega
Antonio Ortuño
Guillermo Osorno
Jardiel Palomec
Weng Paraan
José Luis Pardo Vieras
Catherine Parnell
Katherine Paterson
Bruno Patiño
Miranda Patrucic
Norman Pearlstein
Bibiana Peine
Máximo Peña
Amantha Perera
Gustavo Daniel Pescheta
Blanche Petrich
D.B.C Pierre
Michael Pietsch
Omar Pineda
Rafael Pineda
Luis Prados de la Escosura
Francine Prose, former president of PEN American Center
Sabrina Provenzani
Jordi Puntí
Guillermo Quijas-Corzo
Karem Racines
Paul Radu
Sergio Ramírez
Andrés Ramírez
Claudia Ramos
Dulce Ramos
Ricardo Raphael
Theresa Rebeck
Victoria Redel
Rossana Reguillo
Elena Reina Muñoz
David Remnick
Vania Reséndiz
Jacob Resneck
German Rey
Rodrigo Rey Rosa
Angel Ricardo Gómez
Maite Rico Francia
Alan Riding
Jill Riepenhoff
Carmen Riera
Ronna Rísquez
Ariel Ritchin
Laura Robinson
Eduardo Rodriguez
Juan Ramón Rodríguez
Martín Rodríguez Pellecer
Larry Rohter
Nayeli Roldán
María Teresa Ronderos
Enrique Rondón Nieto
Espen Rosback
Eleanor Rose
Clovis Rossi
Sebastián Rotella
Sandra Mims Rowe
Antonio Rubio
Saúl Ruiz Mata
Emiliano Ruiz Parra
Norman Rush
Salman Rushdie
Douglas Rushkoff
Alberto Salcedo Ramos
Daniel Saldaña
Andres Sanchez
Omar Sánchez de Tagle
Alejandra Sánchez Inzunza
Inés Santaeulalia Fernández
Esmeralda Santiago
Daniel Santoro
José Luis Sanz
John Ralston Saul, president of PEN International
George Saunders
Said Sayrafiezadeh
Andrés Schafer
Elissa Schappell
Diana Schemo
Richard Sennett
Carlos Serrano
Shahid Sha
Bruce Shapiro
Craig Shaw
Owen Sheers
Erin Siegal McIntyre
Álvaro Sierra
Héctor Silva Ávalos
Joel Simon, executive director of Committee to Protect Journalists
Pablo Simonetti
Majo Siscar
Margo Smitt
Dava Sobel
Andrew Solomon, president of PEN American Center
Deborah Solomon
Paula Span
Art Spiegelman
Paul Steiger
María Stoopen
Asuncion Stoupignan
Jean Strouse
Rubén Suárez Ciria
Drew Sullivan
Damon Tabor
Janne Teller
Mauricio Tenorio
Sanne Terlingen
Marleen Teugels
Adam Thirlwell
Serena Tinari
Colm Tóibín
Fred Tomaselli
Wibert Torre
Justin Torres
Laird Townsend
Marcelo Träsel
Salil Tripathi
John Trotter
Eileen Truax
Duy Linh Tu
Marcela Turati
Manuel Ureste
Pedro Vaca
Javier Valdez
Roberto Valencia
Mael Vallejo
Michael Vazquez
Rulo David Vázquez
Andres Velasco
Natalia Viana
Judith Vichniac
Juan Pablo Villalobos
Julio Villanueva Chang
Juan Villoro
Ayelet Waldman
Mike Walter
Jonathan Weiner
Tim Weiner
Jacob Weisberg
Margot Williams
Matthew Winkler
Tobias Wolff
Alejandra Xanic Von Bertrab
Karla Zabludovsky
Alejandro Zambra
Fabiola Zerpa
Blaz Zgaga




APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

LO PEOR DE LA CRISIS ESTÁ POR VENIR: KEITH WEINER

El blog de Inteligencia Financiera Global se complace en presentar la segunda parte de la entrevista (ver aquí la primera) que realizamos a Keith Weiner, presidente del Gold Standard Institute de los Estados Unidos.


Esperamos que la disfruten.
- (Guillermo Barba, GB) Keith, ¿podrías explicar por qué el oro y la plata están en backwardation y lo que significa?
(Keith Weiner, KW) Insinué la backwardation antes, sin definirla. Es cuando el precio del metal en el mercado de futuros está por debajo del precio en el mercado spot (precio al contado). En una materia prima común, como el trigo, significa que hay escasez. Sin embargo, nunca debería ocurrir en el oro o la plata (discuto esto con frecuencia en el blog de mi empresa http://monetary-metals.com). Es una señal de que el sistema monetario está en decadencia, en quiebra.
Otro de los beneficios de pensar en el oro como dinero llega aquí. Siempre que hay estrés o crisis, es la oferta la que se retira. No hay falta de posturas de compra, pero de repente no hay oferta.
Desde 2008, hemos tenido backwardations temporales intermitentes. Ese es mi término para las pequeñas backwardations que se producen conforme cada contrato se acerca a su vencimiento. Por pequeña quiero decir alrededor de un dólar por onza de oro, o de unos pocos centavos en la plata.
Estamos presenciando el proceso de retiro de la oferta de oro (físico) contra el dólar. Aquí hay un enlace a uno de los artículos más importantes que he escrito, discutiendo las consecuencias de cuando la backwardation se convierta en permanente.
Mientras escribo esto, hay backwardation en los contratos de oro de octubre y diciembre, aproximadamente 0.45% y el 0.2% anualizado. El contrato de febrero de 2016 está cerca, pero no en backwardation.
Si bien esto no es alarmante (todavía) en nuestra nueva normal post-2008, es un signo de una creciente escasez de oro físico. Creo que la escasez se disipará cuando el precio suba, y ese ha sido el patrón hasta el momento.
En la plata, hay backwardation en el contrato de septiembre. Pero diciembre no está ni siquiera cerca. El mercado de la plata no está flojo, pero tampoco está apretado todavía.
- (GB) ¿Crees que lo peor esté por venir en términos de la crisis financiera y económica?
(KW) Sí.
Incluso si ignoramos la deuda, la cual está lejos, muy lejos del punto desde el cual pudiéramos esperar pagarla, la tasa de interés está tanto indicando como causando una enorme destrucción. ¿Qué significa que la tasa de interés en Suiza y otros países sea negativa? Bueno, el significado obvio es que le pagas al gobierno por prestarle tus francos o euros. ¿Pero qué significa eso?
Que no hay deudores solventes dispuestos a pagar una tasa decente. ¿Por qué no? Es como en una granja en quiebra, donde el rendimiento de los cultivos cae cada año. Excepto que no hay nada malo con la tierra. La quiebra está a lo largo de toda la economía. Si Los negocios tuvieran oportunidades de crecer de manera rentable, estarían subiendo el precio del crédito a estos absurdamente bajos niveles de tasas. Sin embargo, el hecho es que no lo están haciendo. Con pocas excepciones, toman prestado sólo para ingeniería financiera como la recompra de acciones y adquisiciones.
Mientras tanto, los asalariados no pueden ahorrar para su retiro. Solían depender del interés compuesto. Y los jubilados no pueden vivir de los intereses. En última instancia, el interés es pagado de la productividad empresarial. Ahora, sin intereses, los jubilados se ven obligados a consumir su capital. Es como vender en partes la granja para comprar alimentos, en lugar de utilizar la finca para cultivar esos alimentos. Eso no puede durar para siempre.
¿Y qué hay del 1% de los más acaudalados? Piensan que se están haciendo ricos. Asumen que la riqueza proviene de la clase media y pobre. Sólo que hay un error en esta teoría. Los pobres no tienen ninguna riqueza en primer lugar, así que lo que sea que estén recibiendo los ricos no es la riqueza de los pobres. Podría ser de la clase media, pero la clase media está haciendo las mismas cosas que los ricos –pidiendo préstamos para comprar activos. Y consiguiendo los mismos resultados.
Los ricos no se están haciendo más ricos. Están subiendo los precios de sus activos, que no es lo mismo. Esto les hace pensar que son más ricos, por lo que pueden gastar más. Están consumiendo su capital. Este es un proceso muy insidioso, de vaciamiento del propio capital del que depende nuestra civilización. Y a medida que el precio de los bienes de capital siga aumentando, consumen el capital a través de préstamos contra activos.
Supongamos que eres dueño de una casa libre de gravamen. Pero te das cuenta de que el precio de mercado sigue subiendo, y por supuesto todos tus amigos están viviendo como si fueran ricos. Así que empiezas por pedir prestado 100 mil dólares usando tu casa como colateral. Y lo gastas. Eso fue divertido, pero se ha ido rápidamente. Así que pides prestado otros 200 mil dólares, y así sucesivamente. Dura mientras los precios de la casa sigan subiendo.
¿Qué es pedir prestado? Es consumir hoy lo que de otra manera consumirías mañana. ¿Qué pasa si consumes más de lo que jamás podrás pagar? ¿Qué pasa si una sociedad entera lo hace?
En algún momento, los impagos comienzan a ocurrir. Los acreedores están apalancados, por lo que el incumplimiento de un deudor puede forzar que el acreedor caiga en impago. Este proceso podría seguir en cascada.
Lo que la mayoría de la gente piensa que es dinero es en realidad crédito. Es el pasivo de otra persona. ¿Qué sucede con tu dinero cuando esa contraparte incumple? ¡Puf!
- (GB) ¿Qué pueden hacer las personas para protegerse del colapso económico que viene?
(KW) Es, por supuesto, mejor tener oro que no tenerlo cuando se vive un colapso. Sin embargo, eso no ofrece ninguna garantía.
Creo que cada uno debe familiarizarse con el colapso de Roma. No nos dirigimos hacia otro 1929, sino a algo más como el 476 d.C.
Si tienen tierra, y realmente se pueden motivar para tener una granja sin energía diesel, sin insecticidas, sin fertilizantes, sin semillas adquiridas, pueden prepararse para ser agricultores de subsistencia.
Personalmente, prefiero poner mi esfuerzo en trabajar para evitar este desastre, que pensar en cómo podría ganarme la vida después de que ocurra.
- (GB) ¿Qué deben hacer los gobiernos y los bancos centrales? ¿Estimular la economía? ¿Necesitamos más, o menos intervención en los mercados?
(KW) En primer lugar, ¡dejar de tomar más del veneno que nos ha enfermado hasta este punto! Dejen de pedir prestado para consumir, de pedir prestado para gastar. Dejen de tratar de planificar centralmente.
Los gobiernos deberían centrarse en tres problemas. Uno, cómo pagar las deudas en términos nominales (de pagar en términos reales no hay esperanza). Dos, garantizar la solvencia del sistema financiero. No son sólo los bancos, sino los fondos de pensiones, compañías de seguros, anualidades y empleadores. Tres, conseguir oro y plata para que empiecen a circular.
Acabo de escribir una carta abierta al primer ministro griego Alexis Tsipras, perfilando mi propuesta de cómo Grecia podría hacer esto. Deben comenzar emitiendo bonos de oro. Estos no son colaterales de oro a cambio de un bono normal de papel, sino denominados en oro, pagando cupones en oro, y el principal en oro.
Para hacer una oferta por estos bonos de oro, el comprador no dice cuántos dólares quiere pagar. Tampoco onzas de oro. Él dice que cantidad de bonos de papel en circulación redimirá. Todos asumen que los gobiernos pueden amortizar sus deudas con inflación.
Este es el mecanismo por el cual los gobiernos deudores pueden apalancar el valor descendente de sus monedas para realmente salir de la deuda. Remonetizando el oro. De lo contrario, simplemente están pidiendo más dinero prestado para hacer los pagos, pero eso no es lo mismo en absoluto.
- (GB) ¿Crees que la condición del dólar como moneda de reserva mundial esté en peligro?
(KW) No hay papel moneda que pueda reemplazarlo. Todas las monedas de papel son en realidad derivados del dólar.
Hay algo que puede y va a reemplazarlo. No es el pagaré de Bruselas, Londres o Beijing.
Es el oro.
- (GB) ¿Crees que China y el yuan superen a Estados Unidos?
(KW) No.
No hace mucho tiempo, Mike Shedlock (a quien también ya entrevistamos aquí. Nota del editor) publicó en su blog algunas estadísticas sobre los volúmenes de negociación. El yuan estaba justo delante del peso mexicano.
El yuan tiene controles de capital. Hasta que éstos se levanten, no veo por qué alguien podría incluso hablar de ello.
Y, como está empezando a quedar claro, China ha cometido tal abuso masivo de su crédito que nos deja atónitos. Todas esas ciudades vacías y capacidad innecesaria en todo, desde la fundición hasta el transporte, se construyó con crédito. Estos activos improductivos no pueden generar el flujo de efectivo necesario para pagar la deuda.
No sé el momento preciso, pero creo que la paridad del yuan contra el dólar se va a romper, tal vez se rompa violentamente. China hoy (11 de agosto) devaluó el yuan en un 1.8%. Su valor podría ir mucho más abajo.




APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.