CUANDO TERMINES DE VER LA PAGINA ACTUAL, DA CLICK EN ENTRADAS ANTIGUAS PARA QUE VEAS TODO LO DEL DIA DE HOY.

viernes, 12 de febrero de 2016

Dip. Virgilio Caballero (MORENA) - Iniciativa



Leer mas

APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

Ciclos Revolucionarios y contrarevolucionarios - Rafael Barajas "El Fisgón"



Leer mas

APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

Astillero

¡Bienvenido, Francisco! (gulp)
Topo Chico y dólar
Protección a pederastia
Cura acusa a arzobispo de Oaxaca
Julio Hernández López
Foto
MASACRE EN TOPO CHICO. Según testigos, a las 23:30 horas del miércoles pasado empezó la refriega en el penal de Topo Chico, en Nuevo León, con el grito: “¡Vamos a reventar a los pinches zetas!”, cuyo saldo fue de 49 reos muertos y 14 heridos. De acuerdo con el gobernador Jaime Rodríguez Calderón, la reyerta duró 40 minutos. Además de fuego, pies y puños, se utilizaron, tubos, navajas, puntillas y piedras, dijo. En la imagen, familiares de presos acuden para saber de ellosFoto Sanjuana Martínez
M
éxico recibirá hoy al papa Francisco con las heridas abiertas. Ni siquiera el respetable fervor de los seguidores de la religión católica puede atemperar la sensación generalizada de una crisis en espiral ascendente, ante la cual no se avistan mecanismos o proyectos institucionales mínimamente confiables de solución.
Ayer mismo, en Nuevo León, se produjo una masiva expresión de la inviabilidad del sistema actual de gobierno (en sus tres ámbitos: federal, estatal y municipal), con un saldo de cuando menos medio centenar de muertos durante un episodio oficialmente considerado como riña entre bandos opuestos de internos en el penal de Topo Chico. Ante el tamaño del problema, mostró poco oficio el habilitado gobernador del estado, el falsamente independiente Jaime Rodríguez Calderón, experimento de élite para ganar con fórmulas de engaño el voto desesperado, pero también manipulable, de quienes están hartos de lo tradicional.
En la explosión de salvajismo acumulado en Topo Chico puede identificarse con claridad el fracaso con tonos funerarios de todo el esquema nacional de seguridad pública, procuración de justicia (procuradurías y fiscalías, agencias del Ministerio Público, etcétera…), sistema judicial (juzgados, tribunales, la Corte) y rehabilitación social como objetivo concreto de la red nacional de cárceles. No son accidentes ni casos fortuitos o aislados, sino consecuencias claras y directas de la incapacidad del Estado para cumplir con sus obligaciones esenciales.
Si los grupos del crimen organizado dominan buena parte del país, de una manera abierta y retadora, es explicable que trasladen sus métodos de control a los Centros de Rehabilitación Social, en sus diferentes modalidades. Las prisiones se han convertido, por más que los políticos en turno al micrófono proclamen avances y mejorías, en cotos delictivos sustraídos a lo que engoladamente algunos recuerdan por ahí como imperio de la ley. Mediante el uso abundante de dinero corruptor hacia funcionarios de todos los niveles, o con la advertencia del castigo mortal a los rejegos, los cárteles gobiernan porciones de las cárceles mexicanas, entrando en conflicto brutal en ocasiones como la sucedida ayer.
Cincuenta muertes en Nuevo León que cruzan ya sin demasiado asombro la inmensidad mexicana de las masacres cotidianas. En Veracruz se enteran las autoridades, al buscar cinco cuerpos de jóvenes de Playa Vicente, de que hay un rancho destinado a sacrificios humanos en el que se estima que puede haber restos de cientos de personas desaparecidas. Y a los familiares de dos de esos jóvenes se les entregan los pocos restos disponibles (cuya auténtica correspondencia con los desaparecidos está por demostrarse) en una caja de cartón, como flete infame que pinta de corazón entero la inhumanidad burocrática que se ha desarrollado en la cultura del horror institucional. Ayer mismo, otros cuatro jóvenes desaparecieron en la entidad mencionada. A ese México llega Francisco, y es de esperarse que su discurso y comportamiento político estén en consonancia con el dolor de un pueblo que aún es mayoritariamente partícipe de la religión con base operativa en el Vaticano.
A las noticias que ya no son de nota roja, sino de nota política, pues hoy buena parte del ejercicio político es crimen, se sumó ayer el arribo del peso a niveles cercanos a las 20 unidades por dólar, en una depreciación imparable que agrega tonos de espanto a las finanzas nacionales maltrechas por el saqueo corrupto, la caída del precio del petróleo, la disminución de las reservas monetarias (subastados por sistema miles de millones de dólares del guardadito nacional para que especuladores y favorecidos se protejan de la debacle del peso) y la inflación que ya se ha desatado.
Francisco no sólo debería tener en su agenda discursiva temas externos a su Iglesia, pues se espera que en México aborde los propios, entre ellos el de la pederastia clerical y su sistemática protección por parte de los jerarcas regionales. Un caso relevante sucede en Oaxaca, donde el arzobispo José Luis Chávez Botello ha protegido durante años a un cura alegremente dedicado a la depredación sexual, Gerardo Silvestre Hernández, a quien exoneró una y otra vez hasta que hubo denuncia que lo llevó a la cárcel, donde espera sentencia generosa o francamente exculpatoria.
A Manuel Arias Montes, uno de los 10 curas y diáconos que denunciaron ante el arzobispo Chávez Botello y ante el Vaticano las agresiones sexuales cometidas contra cuando menos 45 indígenas menores de edad (años después, la suma estimada llega a un centenar de casos), se le ha enderezado una campaña de desprestigio y amenazas, con pintas injuriosas, un atentado, visitas de presuntos verdugos, robo fantasma e incluso una demanda por violencia intrafamiliar que, referida a una presunta relación de pareja, pretende crear las condiciones para el encarcelamiento de ese cura rebelde y su eventual suspensión en el ejercicio ministerial.
Arias Montes, quien este año cumplirá cuatro décadas como sacerdote, doctor en teología por la Universidad de Tübigen y promotor en Oaxaca de una práctica religiosa comprometida con los pobres y los indígenas, ha respondido presentando una demanda ante la procuraduría estatal de justicia contra el mencionado arzobispo Chávez Botello, por amenazas, y ha señalado, aparte del documento formal ante las autoridades civiles, que debe investigarse la posibilidad de complicidad y encubrimiento de ese arzobispo a lo largo de años en que protegió, cambió de adscripción y elevó de categoría (lo hizo decano) a su favorito, Silvestre Hernández, mientras éste acumulaba abusos sexuales contra menores de edad. Sobre el caso hay dos videos. Uno, con la entrevista a Arias Montes. Otro, con los padres de Jesús (14 años, entonces), nombre ficticio (también los padres pidieron no dar sus nombres reales) de una de esas víctimas. ¿Atenderá Francisco éste y otros casos de escandalosa protección a la pederastia clerical desde las cúpulas eclesiásticas? ¡Hasta el próximo lunes!
Twitter: @julioastillero
Facebook: Julio Astillero



APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

Dinero

¡Bájese del papamóvil, Francisco!
Casi empatan: dólar $19.70; tortilla, $19.90
Topo Chico, infierno grande

Enrique Galván Ochoa
Foto
C
on el mayor respeto, papa Francisco, lo invitaría a que alguno de estos días en que visitará nuestro país bajara del papamóvil. Lo invitaría a que fuera más allá de los perímetros que han sido fijados previamente por las autoridades –civiles y eclesiásticas–. Que rompiera las vallas. Que tomara un baño de pueblo. Y luego, que diera una ojeada a lo que no quieren que vea. Primero, la realidad de su propia Iglesia. La opulencia con la que viven los jerarcas. Algunos, cito al cardenal Norberto Rivera Carrera, se asimilaron al poder. Su Dios no es Jesús, sino el presidente en turno. Se alejaron del pueblo, de los pobres, de ahí que los grupos cristianos vayan ganando todos los días terreno al catolicismo. Papa Francisco: baje del papamóvil y vea de cerca cómo vivimos. Los personajes que estarán en la primera fila de las reuniones que le han preparado forman la clase pudiente –políticos y empresarios–, como en Argentina. Acaban de despojar a la nación de su principal patrimonio: la energía (petróleo, gas, electricidad). Más retirados de usted verá a los humildes. La mayor parte no tiene empleo, o vive en el subempleo. Estos días sus flacos ingresos acaban de ser aniquilados por una devaluación (los pesos de México y Argentina son los más atribulados). El gobierno está corriendo a sus empleados por millares. No ha tomado hasta este momento una sola medida que ayude a las familias y a las empresas para que amortigüen el golpe. Le ha recordado el gobierno su calidad de jefe de Estado, el Vaticano. Olvídese de eso. El pueblo católico –y muchos que no pertenecen a nuestra religión– quiere a un Papa revoltoso.
Coletazo de la OPEP
La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) produce cerca de una tercera parte del consumo mundial y se fijó un objetivo: sacar de la competencia al mayor número de rivales posible. Según el informe mensual de la OPEP, los países que no pertenecen al cártel disminuirán este año su producción en 700 mil barriles diarios. ¿En qué le afecta a México? La OPEP espera que nuestra producción caiga en 130 mil barriles diarios a 2.47 millones. Esto después de la disminución de 200 mil barriles diarios en 2015. La OPEP, aumentó, en cambio, en enero su producción en 130 mil barriles diarios respecto a diciembre, hasta los 32.33 millones de barriles, detalla el boletín. Los precios del petróleo se mantienen a la baja por la sobreoferta. Esta condición ha llevado a nuestra moneda a registrar nuevo máximo histórico: BBVA Bancomer vendía el dólar la tarde del ayer en $19.70… más cerca de los 20 pesos que de cualquier recuperación. El Banco de México informó que en una subasta vendió 400 millones de dólares… y le hicieron falta, ya que el monto demandado fue de 735 millones de dólares, dijo el banco central.
@VoxPopuli
Asunto: Atendiendo el changarro
Ignacio Romero R/Ciudad de México
R: Aquí quedó impresa tu invitación. Anda muy afanoso atendiendo el negocio. No los Bisquets de Obregón sino las fotomultas.
Asunto: casi empatan
Respecto a tu nota publicada ayer, sobre qué llegaría a 20 pesos primero, el dólar o la tortilla, aquí en Mexicali por lo visto la tortilla lleva la delantera y ni siquiera es un kilogramo. Te adjunto la nota de venta de la Frutería La Bonita: $19.90.
M. García
R: Supongo que esta semana próxima conoceremos el nombre del ganador porque ayer, en la capital del país, Bancomer ofreció el dólar a $ 19.70 ¡Hagan sus apuestas!
Twitteratti
Dice Peña que el avión no es suyo sino del Estado. Ah, como el pueblo es parte del Estado, todos podemos subirnos a él cuando queramos, ¿no?
@mluscacir
Topo chico, infierno grande.
@PioloJuvera
El Bronco ya no dijo nada de las cobijas, a ver que dice de los muertos del penal…estará ocupado leyendo el libro vaquero. Aquí en NL.
@TwittNLmx
Twitter: @galvanochoa
FaceBook: galvanochoa



APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

México tiene los pederastas más crueles de la Iglesia: Athié

En México se conocen más de 500 casos de niños violados por sacerdotes católicos desde Marcial Maciel Degollado a la fecha, ante las sospechas de encubrimiento de la Iglesia y también de la justicia mexicana.

Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo
Alberto Athié Gallo tiene décadas denunciando casos de pederastia en la Iglesia Católica. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo
Ciudad de México a 11 de febrero (SinEmbargo).- Alberto Athié Gallo, ex sacerdote de la Arquidiócesis de México, no deja de luchar en contra de la pederastia en la Iglesia Católica desde 1994, cuando una víctima del fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel Degollado, le contó su historia.
Rechazó ser Obispo a cambio de callarse y sorteó las presiones que, asegura, tuvo del Arzobispo Primado de México Norberto Rivera Carrera.
Exiliado en Estados Unidos, vivió de cerca el escándalo de los sacerdotes pederastas de Boston, Massachusetts, y el encubrimiento de la cúpula de la Iglesia Católica en esa zona. Luego de mucho andar y de conocer casos a nivel mundial, asegura en entrevista con SinEmbargo que México tiene  a los pederastas más crueles e importantes de la Iglesia. Todos impunes y libres, “gracias a un mecanismo protector, diseñado desde la Santa Sede, que les permite encontrar en el clero, el lugar perfecto para violar niños”.
Athié, dicen quienes son cercanos a él, ha librado en muchas ocasiones amenazas de demandas por parte de la Iglesia Católica. Gracias a él se han dado a conocer casos como el del cura Eduardo Córdova Bautista, en San Luis Potosí, quien presuntamente violó a más de 100 niños durante sus 30 años de ejercicio.
Actualmente, Athié lucha por dar a conocer el caso de Gerardo Silvestre, un cura señalado por abusar de niños indígenas en Oaxaca, gracias a que fue removido en siete ocasiones por la Iglesia. La carta de la madre de una de sus víctimas, asegura, será entregada al Papa Francisco en su visita a México.

 ***

PROMO_PEDERASTAS
–¿Cómo se interesa en el tema de la pederastia?
–Estaba en ese tiempo dando clases en el Seminario de la Ciudad de Mexico y ejerciendo mi ministerio los fines de semana en una parroquia muy pobre de Iztapalapa. Una pareja que era muy amiga, el esposo había sido discípulo del entonces padre Juan Manuel Fernández, quien había sido en términos últimos el constructor del Colegio Irlandés y llegó a ser el Rector de la Universidad Anáhuac, la universidad de los Legionarios de Cristo. La esposa me pidió que si podía hablar con él porque se encontraba  muy enfermo en el Hospital Español. Fui a ver sin saber toda la historia que estaba detrás. En ese tiempo, 1994, el Papa acababa de reconocer al padre Maciel como ejemplo de la juventud. Le había hecho un reconocimiento público. Yo, con esa imagen de Maciel junto al Papa, me encuentro con uno de los que habían sido brazos derechos de Maciel muy enfermo, con una embolia y me cuenta  todo lo que le había hecho el padre Maciel desde que había sido niño en el seminario. Cómo había abusado de él en la enfermería. Cómo después había abusado de él varias veces en otro contexto y lo había utilizado a él para conseguirle drogas en España y dinero para la construcción de las escuelas.
–¿Cómo se decidió esta persona a hablar?
–Cuando él entra en una crisis muy grave de su vida. Él decide salirse y Maciel, primero lo convence de que no salga; le ofrece dinero, casas, coches y luego le dice: ‘Bueno si te quieres ir vete, pero si te vas y alguien sabe de lo que pasó entre nosotros, no respondo por tu vida’. Fue una amenaza de Maciel. En este contexto va y se casa con una mujer, se divorcia y termina abandonado y solo, ayudado por la hija de don Manuel Espinoza Yglesias [empresarios mexicano, dueño de Bancomer desde los años 50 hasta la nacionalización de la banca]. Cuando él me cuenta todo esto, le digo: ‘¿Me estás hablando del padre Maciel?’. Y me contesta: ‘Siempre ha tenido una doble vida, ha engañado a todos, ha sabido moverse bien en El Vaticano y con los Papas, pero es el monstruo que destrozó mi vida. Estoy a punto de morir, pero no quiero irme con este resentimiento, quisiera perdonar, pero que no quedará así’. Le dije que podría perdonar al padre Maciel y que juntos buscaríamos la justicia. El perdonó y me comprometí con él a buscar la justicia. Lo primero que me dijo fue que quería que yo celebrara la misma de cuerpo presente cuando muriera y que dijera a todos que perdonó, pero que quería justicia.
–¿Usted en la misa habló de Maciel?
–No, nada más dije: ‘Murió Juan Manuel y tiene un mensaje para ustedes. Les quiero decir que él ha perdonado, pero pide justicia’. Entonces veo unos rostros de los que estaban presentes que se ponen rojos, algunos se ponen a llorar. Al terminar la misa se me acercan y dicen: ‘entendemos el mensaje de Juan Manuel, nosotros también somos víctimas del padre Maciel’. De un caso me encuentro con ocho más. Nueve me cuentan sus vidas sin que yo les haya dicho nada de Juan Manuel y veo las coincidencias en la forma en que Maciel abusaba de ellos y luego los dividía, los separaba para que no se comunicaran. Me doy cuenta que el caso es grave. Es un hombre que era cercano al Papa, que utilizó ese espacio para promoverse como un gran misionero y santo. En ese tiempo era muy fuerte su figura y, por otro lado, tenía esta historial terrible.
–¿Qué hizo entonces?
–Yo lo que empecé a tratar de hacer era que se abriera un espacio en la institución para que se tratara ese asunto y cuando en 1997 explota en los medios de comunicación la noticia de los ex legionarios que habían hecho una entrevista larga en un periódico de Estados Unidos y habían contado sus historias ya públicamente, el Cardenal [Norberto] Rivera salió diciendo que todo era un complot, porque Salvador Guerrero, de La Jornada, le preguntó qué pensaba y le dijo que todo era mentira y le cuestionó cuánto te pagaron.
–Antes de que los ex legionarios contaran sus historias, ¿usted las conoció?, ¿usted se acercó al Cardenal?
–Me acerqué en 1997. Yo lo atendí en 1994, el murió en 1995. Del 95 a mayo del 97 yo estuve preguntando cómo se atendían estos casos adentro y siempre me dijeron que era muy difícil porque era un personaje muy importante y no se le podía tocar. ‘Lo más que puedes hacer’, me dijo un canonista fue, ‘escribe tu testimonio y llévaselo a la Arquidiócesis de México para que lo depositen en un archivo secreto que hay. Todas las diócesis tiene un archivo secreto, y cuando muera Maciel y quieran proponer su causa de beatificación, van a tener que buscar en los archivos si hay algo, que pudiera ser contrario al proceso. Ahí va aparecer tu carta y ahí valorarán si tiene o no sustento, elementos, para detener la causa del padre Maciel’.
–¿Eso es lo más que se podía hacer con un sacerdote acusado de abusar de niños?
–Sí, de un abusador serial de niños dentro de la Iglesia. Yo no conocía otros casos en este momento, si ves el contexto no había mucha información pública. Sí había información interna obviamente de muchos casos porque, ya la Iglesia en 1922 y luego en 1962 había emitido un documento interno de cómo tratar esos casos. Hay que decir que había un cúmulo de casos registrados y tenían que ver cómo resolver eso internamente para no crear escándalo. En 1997 todavía no explotaba al menos en ese nivel, a lo mejor en otros países ya empezaban a darse ciertos casos, pero en México no existían. Cuando salió en 1997 y dijo el Cardenal eso, yo dije: ‘Es mi oportunidad como sacerdote de irlo a ver y decirle que no todo es un complot. Que no todo son acusaciones falsas en contra de la Iglesia’.
–Y en ese lapso de 1995 a 1997, ¿no se supo entre los jerarcas de la Iglesia que Alberto Athié andaba preguntando y viendo ese tema?
–No, porque yo en ese momento no hablé con ningún Obispo, sólo con sacerdotes que conocía. Lo que sí te puedo decir es que cuando abordo al Cardenal le entregué una copia del periódico de Estados Unidos, no de la La Jornada, para que viera que había un testimonio, porque además estaban notariados. En Estados Unidos fueron ante un notario. Le traje esa copia y le dije: ‘Yo he atendido un caso y conozco estos ocho casos que están aquí, y le vengo a decir que hay una realidad detrás que hay que investigar’, pero no me dejó.
–¿Cuál fue la respuesta de Norberto Rivera?
–La respuesta fue muy tajante: golpeó su escritorio y me dijo: ‘Que no oíste que todo esto es un complot. No tengo nada más que decir padre Athié hasta luego’. Yo me quedé sorprendido por la actitud tan tajante y tan dura, rechazando cualquier posibilidad de comunicación, y me salí extrañado. Había un amigo común que me ayudó a tener la cita y me dijo que si me había dicho eso, quería decir que la situación estaba muy compilada adentro.
–¿Qué es lo que sucede cuando usted deja el sacerdocio y se va a Estados Unidos?
–Bueno la historia es que a partir de ese momento el Cardenal empieza a hostigarme mucho para tratar de marginarme, pero no me quedé ahí, hablé con el Nuncio Justo Muñoz. Hablando con él me dice que estos casos los lleva el Cardenal Ratzinger en Roma. Yo hago una carta pero no se la entrego en persona, intenté verlo, pero nunca pude. Se la entregué a Monseñor Talavera [quien fuera titular por varios años de la Diócesis de Coatzacoalcos]. Al leer mi carta Ratzinger dice que el caso del padre Maciel no se puede abrir, porque era una persona muy querida del Santo Padre y había hecho mucho bien a la Iglesia. Que no era prudente. Entonces yo me pregunté si estamos en una institución que maneja afuera un discurso crítico, duro, tirando dictadores, y por otro lado adentro, dice a quién sí y a quién no. Entonces la presión para callarme y que no tocara ese tema fue tan fuerte, que me tuve que ir de México.
–¿Cómo lo presionaron? ¿Lo amenazaron?
–Primero el Cardenal trató de sacarme de todos mis trabajos en el episcopado. Aquí me dicen los sacerdotes que a lo mejor me sacan del episcopado, porque me iban hacer Obispo y eso no se puede decir, porque es secreto pontificio. Te remueven, para promoverte, el dilema que tienes que interpretar siempre: te están llevando para allá, porque te van a promover o remover. Yo dije me están removiendo, porque yo estoy trabajando porque este tema se abra. El Cardenal me cita y me dice: ‘Tu como siempre entendiendo mal las cosas. Yo sé que hay obispos que te quieren hacer Obispo, pero a mi la Santa Sede me dijo que si yo no te hago Obispo, no te harán Obispo. Entonces antes, te voy a dar un cargo bajo mi autoridad y vas hacer sólo lo que yo quiera, y nada más. Si lo haces te hago Obispo, si no lo haces, no te hago’.
–¿Fue un chantaje? ¿Te hago Obispo, si te callas?
–Exactamente. Le dije no voy a obedecer. Ahorita tomaré un tiempo para pensar. Me retiro de la reunión y le llamo a Talavera. Me dice que obedezca y deje todo en manos de Dios. Y dije no lo voy hacer. No es cuestión de dejar las cosas en manos de Dios. Aquí lo que está en juego son niños que fueron abusados, que han luchado porque se les haga caso, y nunca en la vida, en 40 años, los han escuchado. No estoy de acuerdo. Fui a ver a Roma a ver a un Cardenal, regresando me habla el Cardenal Norberto y me dice: ‘Obedeces o te me vas de aquí, te doy una semana para que te vayas’. Encontré un sabático en Estados Unidos. Allá me encuentro con la noticia de que no es sólo un pederasta en México, protegido por el Papa y la Santa Sede, protegido por el Cardenal, por los medios pagados. Llego a Estados Unidos y revienta el caso de Boston. Yo estaba en Chicago en 2001.
–¿Qué porcentaje de los sacerdotes son pederastas?
–La Iglesia no va hacer estudios de eso, porque lo niega, porque no puede haber este tipo de acciones pecaminosas entre los miembros de la Iglesia, entonces no puede ser. La realidad no existe, es una negación brutal.
–¿Cuántos sacerdotes pederastas habrá a nivel mundial?
–Nada más la Santa Sede ha reconocido que ha atendido 4 mil casos en el mundo. De esos casos solo reconoce 400, el 10 por ciento, a los demás le llama ‘efebofilia’, que es la atracción homosexual entre adolescentes. ¿Cuál es el otro adolescente? ¿El padre? ¿El sacerdote?; hay una manipulación de la información al interior de la Santa Sede, pero ya reconocieron 4 mil casos, que entraron por acusaciones de abuso, pero ellos reconocen 400, como el caso de Gerardo Silvestre [señalado de abusar de 100 niños en Oaxaca y otros lugares], lo declararon inocente. Aquí está detenido y hay familias que lo acusaron. En Estados Unidos me encuentro que la Iglesia había pagado mas de mil millones de dólares en arreglos extrajudiciales para no ir a juicio y arreglarse con las familias antes. De manera que reconocían el daño, pero pedían el silencio para pagar. Detrás de eso había más de 3 mil casos de abuso sexual reconocidos, más de 500 sacerdotes sólo de Estados Unidos implicados y dije: ‘Aquí el problema no es de individuos perversos solamente. Aquí es de individuos con tendencias perversas, que están siendo protegidos institucionalmente’. Investigo y me encuentro con un documento de 1962 que habla que hay que evitar el escándalo a toda costa, entonces la finalidad es proteger la imagen de la institución.
–¿Cuántos papas han tenido en sus manos este tema de la pederastia?
–En 1922 con Pío XI es el primero que redacta un documento para tratar el tema en esa materia. En 1962 con Juan XXIII,  es cuando el documento adquiere ya una fisonomía mucho más clara y un protocolo más definido de acción. Luego Juan Pablo II con un documento sobre la sacralidad de los sacramentos en 2001 y luego, a partir de ahí él determina que todos los casos, porque antes cada Obispo llevaba el caso y lo trataba de manejar en su diócesis, él decide que se lleven en la Santa Sede. Eso significa que un sacerdote detectado por la Iglesia por acusaciones de los padres [de los niños], se abre un expediente local, escuchan a los padres, pero nunca entrevistan a las víctimas.
–¿No hablan con los niños?
–No, están abusando de niños y no saben qué daño les hacen. Esto lo sabe Francisco que habló con víctimas que llevan más de 30 años o 40 años de haber sido abusadas. Así ocurrió en Oaxaca: el Arzobispo abrió su investigación, más no quiso tratar con los niños. Llegó otro Obispo de Puebla y no habla con los niños. Abre su investigación y mientras la abre, el sacerdote sigue en funciones y como ya se creó un problema hay que cambiarlo. Hasta que no interviene la autoridad civil. Ellos van a llevarlo así durante todo el tiempo que sea posible y tratan de que la información no salga de su control, que las víctimas queden marginadas y guarden silencio, y que el sacerdote se quede en su ministerio, hasta que ya no sea posible.
–¿Esto de que los cambian de diócesis?
–A Gerardo Silvestre lo cambiaron siete veces. Y lo hicieron hasta decano de una zona.
–¿En los lugares a donde fue cambiado, estuvo abusando de niños?
–Claro. Es delicado porque son comunidades indígenas. Tienen un conflicto religioso muy grande, sienten que es traicionar la fe, pero por otro lado ven el daño a los hijos. Es un conflicto moral, de identidad religiosa. A mí me tocaron muchas familias así: como denunciar al padre, cuando era amigo de la casa, era de la familia, vivía en la intimidad de nosotros.
EL PATRÓN DE CONDUCTA
Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo
La Iglesia es el espacio oportuno para cometer actos en contra de menores, aseguró el ex sacerdote. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo
–¿Cómo es el modus operandi de los curas pederastas? ¿Hay diferencias?
–El patrón de conducta de los individuos, de las autoridades civiles y la Santa Sede, es casi homogéneo: el depredador encuentra un espacio de oportunidad en la Iglesia, para abusar, precisamente porque la Iglesia va a actuar no protegiendo a los niños y buscando contener al agresor. La Iglesia va a buscar descalificar a las víctimas y a sus familias y crear un espacio de protección para el agresor. Lo hace regañándolo, mandándolo a retiros espirituales, a terapia en sus centros que tiene la Iglesia. Y una vez que estas personas confiesan que ya se arrepintieron, que ya no lo van a volver hacer, con la confirmación de que recibieron un tratamiento, regresan al ministerio bajo secreto. No es que la institución diga: ‘Oiga, tenemos un sacerdote con estas tendencias, cuiden a sus niños’. Lo mandan a otra parroquia, diócesis y país esperando que el sacerdote haya garantizado su no repetición, cuando es falso.
–¿Ni siquiera informan a las diócesis a donde los envían?
–No, hasta que llega un momento que la acumulación de casos es tan grave. Lo de San Luis Potosí es así exactamente, cuando yo salí a los medios dice el Procurador que no tiene un solo caso de denuncia.
–¿Cuántos casos calcula que hay en México?
–Al Padre Maciel se le calculan más de 100 durante su vida. En ese periodo de vida se tienen casos no sólo mexicanos, también españoles e irlandeses. De esos casos, como siempre pasa, sólo unos casos se atreven a denunciar. En cuanto a Nicolás Aguilar, abusa aquí, luego se va a Los Angeles y abusa de 30 niños; hay más de 100 casos de abuso de él. Del padre Córdova, apoderado de la diócesis, son más de 100 casos y ahora Gerardo Silvestre, al que se le atribuyen más de 100 casos. Nosotros tenemos a los pederastas seriales más crueles y más importantes de toda la pederastia eclesial en el mundo.
–¿Tenemos a los más importantes en México?
–Tenemos el caso del padre Lawrence Murphy en los Estados Unidos, que abusó de 200 niños sordos, una tragedia horrible y que el Cardenal Ratzinger conocía, pero aún así no suspendió al padre, porque Murphy le escribió una carta pidiéndole morir como sacerdote, porque estaba muy enfermo. Lo dejaron en el ministerio después de haber abusado de 200 niños. Un sacerdote que muere sacerdote porque se lo pidió al Cardenal Ratzinger.
–Gerardo Silvestre está en la cárcel…
–Sí pero por un delito menor. Sólo un caso denunció, no los 100.
–¿Y porqué aquí la Iglesia no lo sacó de Oaxaca?
–Porque no lo alcanzaron a saber, si hubieran sabido, los sacan.
–¿No hay movimientos de la Iglesia para sacarlo, para que se los entreguen?
–No hay, pero sabemos que el Arzobispo lo ha ido a ver a la cárcel, pidió que le dieran un teléfono celular para que pudiera comunicarse desde la cárcel. Además algo pasó que permiten que haya niños que entren para  acompañarlo a celebrar.
–¿Pero cómo se entera Alberto de que le llevan niños a este hombre?
–La gente de Oaxaca me lo está diciendo.
–¿Quién los lleva?
–Como el padre está en proceso de sentencia, está acusado pero no está sentenciado. La gente me lo está diciendo.
–Si bien la Iglesia hace todo lo posible por ocultar los casos de pederastia al interior, ¿cómo se le permite hacerlo? La autoridad civil que es la policía, nuestro sistema de justicia…
–Hay una cultura, la Iglesia logró posicionarse mucho más en países como los nuestros en México. En el caso de Jesús Romero Colín, vas a ver en las actas ministeriales que al sacerdote no se le puede llamar a declarar, porque son personas públicas, como si tuvieran fuero. Hay que hablar de complicidad entre autoridades civiles y religiosas. Es la otra parte de la medalla. Hay una complicidad entre la Iglesia que no quiere que se sepa y la autoridad civil da oportunidad de que el padre Gerardo esté sin sentencia, por ejemplo.
–¿Qué está obligado a hacer el Papa Francisco?
–La pederastia sigue vigente porque Francisco no hace los cambios que tiene que hacer para que esto deje de suceder, solo él lo puede hacer. El mecanismo institucional del que te hablé, fue diseñado por la Santa Sede, autorizado por los papas, desde Pío Xl hasta Francisco que abrió un nuevo tribunal para juzgar a los encubridores, es juez y parte, ellos mandan el procedimiento, pero no toca el mecanismos encubridor, no termina con él, lo van tratando de mejorar en el tiempo. Es el primer Papa que recibe las recomendaciones del Comité de los Derechos del Niño [de la Organización de las Naciones Unidas] como ningún otro Papa lo recibió, no sólo no hizo caso, desacreditó el informe. Este Papa tiene un doble discurso: lo magnífico de sus expresiones ‘los pederastas son antropófagos, es como si celebraran misas negras, no toleraré, cero tolerancia a la pederastia’. Es sólo discurso, vamos a los hechos.
–¿Cómo se puede destruir este mecanismo de protección?
–Tiene que terminar con esa normativa, con el procedimiento y abrir los procesos para que las autoridades civiles investiguen.
–Es decir, se enteran de que un cura está violando niños y se lo entregan a las autoridades sin meter las manos.
–Sí, pueden nombrarle un abogado si quieren. No proteger en nada.
–¿Tanto peca el que mata la vaca, como el que le jala la pata?
–Yo te diría que el que jala la pata, en este caso, tiene mucha más responsabilidad que el que mata la vaca, en este caso que el que abusa de los niños.
–¿Cree que Francisco tenga la voluntad de hacer esto?
–Hasta ahorita no. No la tiene.



APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

El 90% de los ataques contra periodistas están impunes y es por culpa del Gobierno: CNDH

En un comunicado, la CNDH dijo que, de acuerdo con sus registros, desde el año 2000 hasta el 31 de enero de 2016 han ocurrido en nuestro país 109 homicidios de periodistas; desde el 2005 otros 20 han desaparecido; además se han registrado 48 atentados a medios de comunicación desde 2006 y desde el 1 de enero de 2010 han recibido 515 quejas por agravios a los mismos.

Reporteros y fotógrafos se manifiestan en la representación del Gobierno encabezado por Javier Duarte de Ochoa en la Ciudad de México. Foto: Valentina López, SinEmbargo
Reporteros y fotógrafos se manifiestan en la representación del Gobierno encabezado por Javier Duarte de Ochoa en la Ciudad de México. Foto: Valentina López, SinEmbargo
Ciudad de México, 11 de febrero (SinEmbargo).– La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) criticó que la investigación deficiente y la falta de sanciones de las autoridades de los tres niveles de gobierno han provocado que el 90 por ciento de las agresiones en contra de los periodistas y medios de comunicación queden en la impunidad.
“La omisión del Estado Mexicano se refleja en la ausencia de agencias del Ministerio Público especializadas en la persecución de delitos cometidos contra la libertad de expresión, así como de Fiscalías o Unidades investigadoras en las entidades federativas en que se advierte mayor incidencia de agresiones contra periodistas y comunicadores”, explicó la CNDH en un comunicado.
Este día, el organismo autónomo dio a conocer que emitió una serie de recomendaciones a los titulares de las instituciones de seguridad estatales, federales y municipales, así como al presidente de la Junta de Gobierno del Mecanismo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas para que subsanen las irregularidades que han llevado a las violaciones de los derechos humanos de estos profesionistas.
En el comunicado, la CNDH dijo que, de acuerdo con sus registros, desde el año 2000 hasta el 31 de enero de 2016 han ocurrido en nuestro país 109 homicidios de periodistas; 20 han desaparecido desde el año 2005; 48 atentados a medios de comunicación desde 2006 y desde el 1 de enero de 2010 han recibido 515 quejas por agravios a los mismos.
El organismo presidido por Luis Raúl González Pérez detalló que los estados con mayor incidencia en cuanto a asesinatos de periodistas son Veracruz, con 14.6 por ciento; Tamaulipas, con 11.9 por ciento; Guerrero, Chihuahua y Oaxaca con 11 por ciento, cada uno, por lo que seis de cada diez muertes ocurren en estas cinco entidades.
En lo que respecta a este tipo desapariciones de comunicadores, los estados de Veracruz y Michoacán tienen un 20 por ciento de los casos cada uno. Mientras que Tamaulipas, San Luis Potosí y Nuevo León tienen un 10 por ciento, respectivamente, por lo que siete de cada diez ocurren en estas cinco entidades.
Explicó que de las 176 averiguaciones previas iniciadas para la investigación de los homicidios y desapariciones de periodistas, así como de los atentados a medios de comunicación de los que tiene registrados desde el año 2000 al 31 de enero de 2016, 106 están en trámite; 45 de las mismas se encuentran en integración desde hace 5 años, y uno de los casos tiene 15 años en integración.
Respecto a las diligencias hechas por las autoridades ministeriales dijo que no resultan del todo idóneas para el esclarecimiento de los hechos y la identificación de los probables responsables de los mismos, ni el motivo y las causas que ocasionaron la agresión.
LA CNDH dijo que los casos de agresiones a periodistas “con investigación deficiente y sin sanción” ponen en evidencia la falta de condiciones que las autoridades de los tres órdenes de gobierno están obligadas a generar para la libre expresión”.
Los periodistas fallecidos en Veracruz. Foto: Valentina López, SinEmbargo
Los periodistas fallecidos en Veracruz. Foto: Valentina López, SinEmbargo
PROTESTAN POR ASESINATOS EN VERACRUZ


Decenas de reporteros realizaron una manifestación frente al edificio de representación del Gobierno de Veracruz, en la Ciudad de México, para exigir justicia y el esclarecimiento de los asesinatos de periodistas en la entidad que gobierna el priista Javier Duarte de Ochoa.
Esta manifestación se da luego de que el pasado martes se confirmó el asesinato de la periodista Anabel Flores Salazar, quien había sido sacada de su casa un día antes por hombres armados y con vestimenta tipo militar.
Fotógrafos, camarógrafos, reporteros y miembros del colectivo Derecho a Informar colocaron en las rejas del edificio las fotografías de Flores Salazar así como de otros comunicadores asesinados entre ellos, Regina Martínez y Rubén Espinosa.
Neftali Granados, miembro de Derecho a Informar, dijo que a seis meses del caso Narvarte, nuevamente hay un periodista asesinado, señaló que nadie del gobierno de Veracruz da la cara y la impunidad sigue imperando.
“Parece que en México se puede matar a periodistas, a activistas o a quien sea y no hay castigo”, recriminó la activista.
Granados agregó que: “México está viviendo una guerra donde los periodistas están en el tablero”, por ello recomendó al gremio tomar acciones para evitar más asesinatos.
El acto simbólico se realizó en silencio; sin embargo, los participantes, además de mandar un mensaje de solidaridad, pidieron frenar la violencia contra sus colegas.
Hasta el momento son ya 17 los periodistas asesinados en lo que va de la administración de Javier Duarte.
Las autoridades veracruzanas en un primer momento relacionaron a Flores con grupos del narcotráfico, pero luego aclararon que su hipótesis se basaba en rumores.
Los manifestantes explicaron que independientemente de las acusaciones, se debe garantizar el Estado de derecho.
- Con información de Sergio Rincón





APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.