CUANDO TERMINES DE VER LA PAGINA ACTUAL, DA CLICK EN ENTRADAS ANTIGUAS PARA QUE VEAS TODO LO DEL DIA DE HOY.

jueves, 1 de septiembre de 2016

"Peña Nieto está a favor del muro": John Ackerman @JohnMAckerman tras visita de Trump



Leer mas

APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

Aristegui // La Reunión entre Peña Nieto y Donald Trump



Leer mas

APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

Humillación a domicilio




   

                    


En una controvertida reunión calificada como “desastrosa y negativa” entre el Presidente Enrique Peña Nieto y el candidato republicano a la Presidencia de EU, Donald Trump, en Los Pinos, el magnate sostuvo, frente al Ejecutivo Federal, que el muro en la frontera va y que luego ve con él cómo pagarlo / Sin disculpas por las ofensas lanzadas durante meses contra México y sus ciudadanos. Peña Nieto no le reclamó nada, muy por el contrario, lo justificó asegurando que todas fueron “simples malentendidos”


CIUDAD DE MÉXICO, 31 de agosto (SinEmbargo /AFP/Apro/AP).– El candidato presidencial republicano Donald Trump vino a hacer campaña. No ofreció disculpas por meses de ofensas contra México y sus ciudadanos. Dijo que respeta y quiere a los mexicanos y ratificó que habrá cambios en la relación si llega a la Casa Blanca.
En una rueda de prensa en la Residencia Oficial de Los Pinos, tras una reunión privada con Peña Nieto y de poco más de una hora, Trump confirmó que va por un muro entre ambas naciones. Sólo falta ver quién lo va a pagar.
“Hablamos de la construcción del muro. ¿Quién va a pagar por el muro? Eso no lo discutimos. Eso no se dijo. Eso será en otra ocasión”, aclaró.
Trump ha dicho que México pagará su muro. Hoy ha confirmado que su barrera para la frontera va.
Trump abordó este espinoso asunto en un mensaje conjunto a la prensa luego del inesperado encuentro realizado en la residencia presidencial de Los Pinos, pero Peña Nieto no tuvo una respuesta inmediata y fue más tarde cuando lo retomó en la red social Twitter.
“Al inicio de la conversación con Donald Trump, dejé claro que Méxicono pagará por el muro. A partir de ahí, la conversación abordó otros temas, y se desarrolló de manera respetuosa”, escribió el mandatario.
“Estados Unidos tiene el derecho de construir un muro fronterizo”, dijo Trump al destacar que la frontera común de más de 3.200 kilómetros es fuente de criminalidad, narcotráfico y tráfico ilegal de indocumentados.
“Tener una frontera segura es un derecho soberano y beneficia a ambas naciones […], construir una barrera física o pared para frenar el movimiento de personas, drogas o de armas”.
Hillary Clinton, candidata demócrata, tuiteó mientras Peña recibía a Trump. Dijo: “El plan de Trump sobre inmigración ha sido claro: demonizar inmigrantes, ‘construir la muralla’, deportar millones”.
Si bien no se dispensó el protocolo que suele desplegarse a jefes de Estado, pues la recepción no fue pública ni hubo pompas militares de salutación, lo cierto es que el político-empresario estadunidense arribó a lo grande.
En el salón Adolfo López Mateos, de la residencia oficial de Los Pinos, se colocaron dos podios. Al mismo nivel, ambos relucían con su respectivo relieve frontal, dorado, el Escudo Nacional.
Enrique Peña Nieto, Presidente de México, sólo le narró el tamaño de la relación entre los dos países y le pidió diálogo si gana la Presidencia de Estados Unidos.
El Presidente dijo que le comentó a Trump sobre el tráfico de dinero en efectivo y de armas que viene de Estados Unidos, en contraposición de la idea unilateral, en el vecino país, de que sólo se genera un problema con migrantes y drogas.
“Podemos no estar de acuerdo, pero su presencia muestra que tenemos una coincidencia: México es importante para EU, como EU es importante para México”, dijo Peña.
“Mi prioridad es proteger a los mexicanos donde quiera que se encuentren, ésa es mi responsabilidad y la seguiré cumpliendo con total entrega”, dijo Peña a Trump y recordó que los mexicanos acuden al país vecino del norte a trabajar y con ello apoyar la economía de Estados Unidos. También aseguró que “el TLC le ha hecho mucho bien tanto a México como a EU”.
En el encuentro, dijo, “hice también notar y sentir la gran responsabilidad que tengo como presidente de México de defender al pueblo de México y que había habido malinterpretaciones o afirmaciones que lamentablemente habían lastimado y afectado a los mexicanos en la percepción que venían haciendo” de Trump.
Peña Nieto dijo a Trump que los mexicanos “merecen el respeto de todos” y que sus ciudadanos contribuyen al desarrollo y prosperidad de Estados Unidos. Señaló que los asuntos de la frontera común deben considerar la inmigración, pero también los flujos ilegales de armas y dinero al sur que alimentan la violencia de los cárteles.
El viaje relámpago de Trump a la capital mexicana ocurrió a unas horas de que pronunciara un esperado discurso en torno a la inmigración no autorizada, un tema central en su campaña sobre el que recientemente ha titubeado.
Trump llegó a un país donde es ampliamente despreciado. Pequeños grupos se manifestaron en al menos dos puntos de la capital, mientras un ex Presidente y una ex Primera Dama abiertamente le dijeron al multimillonario neoyorquino que a pesar de la hospitalidad del mandatario mexicano, no es bienvenido.
El avión del magnate neoyorquino aterrizó en el hangar presidencial del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) alrededor de las 13:00 horas.
De allí, se fue a Los Pinos.

Protestan contra el republicano

Aunque afuera del aeropuerto no se registraron manifestaciones, en algunas calles de la capital hubo grupos que protestaron por la visita del magnate, que durante su campaña ha lanzado comentarios ofensivos contra los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos.
“Más si osare un extraño enemigo, profanar con sus plantas tu suelo…”, afirmó con un cartel Rubén Banda, de 95 años. Son pocos, pero están furiosos. Mexicanos de la capital del país manifestaron en el simbólico Ángel de la Independencia su indignación ante la visita del candidato republicano Donald Trump a territorio nacional.
“Fuera Trump, fuera Trump”, gritaron en conjunto.
Entre los manifestantes había un joven mexicano que mostró una bandera Palestina. Maya Ghazzel acaba de aterrizar hace unas horas, proveniente del país asiático.
Está enfadado porque “es el colmo” que el Presidente Enrique Peña Nieto normalice la retórica contra mexicanos, musulmanes, afroamericanos e indígenas.
También está la heroína “Súper Zape”, que vino a zapear para “desapendejar a los mexicanos”. Su traje es dorado con rojo y carga una manopla y un pan (contra el susto).
Cree que hay pocos en el Ángel por la rapidez con que se dio el anuncio de la reunión entre el mandatario y el candidato.
Para Josean, mexicano de 26 años, Trump es “just another brick in the wall” (léase “otro ladrillo en la pared” en tono de Pink Floyd). Su discurso de odio, dijo, está levantando muros entre mexicanos y estadounidenses, entre musulmanes y no musulmanes, entre mujeres y hombres.
“Pensé que su visita era una broma. Me parece lo más desacertado”, opinó el joven.
Son pocos, pero, en verdad, están furiosos.
Rubén Banda, como psicólogo, llevaría al magnate al psiquiatra; a las Islas Marías con camisa de fuerza. “Está loco, es un enfermo mental”, aseguró. Su llegada solo sirve para hundir más al país, consideró.
Los manifestantes exigen una disculpa de Trump a los mexicanos de aquí y a quienes viven en Estados Unidos. Pero, coinciden, no es suficiente.
“Que se largue”, pide uno.
Teresa Reyna, de 32 años, llegó con su perra y se sentó en las escaleras del Ángel. ”Americana en contra de Trump”, muestra en su cartulina.
Lleva dos años viviendo en México y vino a apoyar. ”Trump no representa a un estadounidense”, dijo.
Se siente confundida. No entiende por qué vendrá. Cuando se enteró, al igual que Josean, creyó que era una broma. “No way!”.
¿Trump se disculpará con los mexicanos por su discurso de odio, xenófobo y machista? Teresa no lo cree. “No tiene vergüenza”.
Los mexicanos que se manifiestan hoy en el Ángel tampoco lo creen, pero piensan que es necesario.
“Fuera, Trump. Fuera, Trump”, vuelven a gritar.
Y los conductores que rodeaban el Ángel de la Independencia los apoyaron con claxonazos.
“Fuck you, Trump”, le dice una cartulina amarilla fosforescente. Que se vea. “Pide perdón y te vas”.
La reunión entre Trump y Peña Nieto, criticada por varios sectores del país, se acordó tras una invitación del mandatario que incluía a la candidata demócrata Hillary Clinton, aunque todavía no se ha fijado una fecha para el encuentro con la ex Secretaria de Estado.

Prensa extranjera destaca la reunión

Ni Enrique Peña Nieto ni Donald Trump atraviesan su mejor momento político: la popularidad del Presidente de México está hundida y a la baja cuando aún le quedan dos años de mandato por delante y el candidato republicano a la Casa Blanca se ha desplomado en las encuestas electorales. Por ello, el encuentro entre ambos ha desatado el interés en la prensa extranjera, que dedicaron artículos importantes al tema.
El diario New York Times (NYT) destacó la visita del magnate estadounidense a México. Dijo que el viaje lleva a Trump a una nación que ha despreciado repetidamente.
“Él [Trump] es ampliamente denostado en México, donde la propuesta del muro ha reavivado profundas quejas sobre la soberanía y el respeto que han afectado históricamente la relación de México con Estados Unidos”, escribió el NYT.
También mencionó el viaje “es la última apuesta del Trump y su campaña. Pero para todo el riesgo que supone, ofrece una imagen que el magnate disfruta: de un astuto negociador dispuesto a hacer lo inesperado – reunirse con un supuesto enemigo – para adelantar su agenda”.
La visita de Trump a México supone un giro asombroso en su campaña electoral, que comenzó con un insulto a los inmigrantes mexicanos, a quienes llamó “criminales” y “violadores”, y siguió con su propuesta de construir un muro en la frontera sur y pasarle la factura al país vecino.
Andrew Seele, el vicepresidente ejecutivo del Centro Internacional Woodrow Wilson para Académicos y un experto sobre México, dijo al NYT que la motivación de México para invitar a Trump simplemente ha sido “pragmática”.
“Creo que el gobierno mexicano quiere canales con quien sea que se convierta en Presidente de EU, y Trump es un candidato legítimo”, dijo Seele.
“Y desde un punto de vista político, el que Peña Nieto consiguiera que Trump venga a México, muestra que Trump se ha visto obligado a cambiar algo de su retórica y tomar en serio a México”, agregó.
El Washington Post (WP) mencionó que la visita se produce después de que Trump vacilara durante semanas sobre si va a continuar manteniendo sus duras posturas sobre el tema central de su campaña, en particular, su llamado a deportar a un estimado de 11 millones de inmigrantes que viven en Estados Unidos de manera ilegal.
De acuerdo con el diario estadounidense, la invitación es una impresionante jugada de Peña Nieto, teniendo en cuenta los problemas que la campaña de Trump le han provocado al gobierno de México en el último año, considerando que llamó a los inmigrantes mexicanos “violadores y criminales”, o que prometió construir un muro a lo largo de la frontera entre ambas naciones, o que inclusive ha amenazado con deshacer el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.
Por su parte, refiere el Post, el nuevo director ejecutivo de la campaña de Trump, Stephen K. Bannon, jugó un papel clave en la visita del miércoles, quien comprendió que Trump debe explotar un punto de vista populista sobre el tema de la inmigración en estas últimas semanas de campaña.
Asimismo, Bannon ha declarado que la invitación por parte del Ejecutivo federal mexicano le ofreció a Trump una oportunidad para mostrarse como un hombre de Estado que puede tratar directamente con México.
Además, el periódico explica que a pesar de que en México existe un repudio generalizado por el candidato republicano, sin embargo, las cosas están cambiando debido a la creciente incertidumbre acerca de la posible victoria de Trump, en cuyo sentido acercar al candidato a nuestro país podría ser un primer paso para acercar al próximo mandatario de los Estados Unidos, el socio comercial más importante de México.
En tanto, Los Angeles Times (LAT) ratifica la postura expresada por el WP, ya que explica que la reunión presidencial permite a Trump asumir el papel de hombre de Estado y asegurar a los votantes que sus duras palabras no le impedirán mantener el diálogo con líderes extranjeros.
En ese sentido, Helen Aguirre Ferré, responsable del área de comunicación hispana del Comité Nacional Republicano, aseguró que “no estoy segura de lo que será su política de inmigración. Veremos el miércoles”.
El discurso de Trump sobre la inmigración lo disparó en un principio en las encuestas y le valió, hasta cierto punto, la nominación republicana. Pero de ahí en fuera, dice LAT, el tema lo ha acosado en la campaña de las elecciones generales: sólo 1 de cada 5 votantes latinos lo apoya, según una reciente encuesta de Fox News. Asimismo, algunos estrategas creen que sus rudas propuestas de política también ha hecho que disminuya su apoyo entre los diversos grupos de votantes, sobre todo los minoritarios.
Finalmente, el diario americano apunta que si la reunión de Trump con Peña Nieto indica que el republicano está moderando su postura en materia de inmigración, corre el riesgo de socavar la premisa de su campaña, ya que no sólo ha vendido el tema de la seguridad en la frontera como lo más importante para el vecino país, sino que también se ha mostrado como un hombre de negocios que opta por medidas decisivas sin cálculos políticos o vacilación alguna.
También, el diario inglés The Guardian habló del suceso, mencionado que Josh Green, un reportero de noticias de Bloomberg, dijo que durante su estadía en México Trump estará acompañado por el ex alcalde de Nueva York Rudy Giuliani y el Senador de Alabama Jeff Sessions.




APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

Con Morena, cambiará política bilateral con Estados Unidos: AMLO


31amlo
El dirigente nacional señala que la relación no va a ser, para empezar, de subordinación entre México y EU, y aclara que está en desacuerdo que se invite a Donald Trump.
VIESCA, Coah. 31 de agosto  del 2016.- Andrés Manuel López Obrador anunció que cuando triunfe Morena se cambiará la política bilateral con Estados Unidos, la relación no va a ser, para empezar, de subordinación, México no será colonia de ningún país extranjero y convencerá, en su momento, a quien esté frente del gobierno de Estados Unidos que lo mejor es la cooperación entre los pueblos, que no se necesitan los muros.
“Si hay cooperación para el desarrollo, la gente no va a emigrar como ha venido sucediendo, se van a quedar a trabajar en sus pueblos donde están sus familiares, donde están sus culturas, donde están sus costumbres y en esa agenda también va a quedar muy claro que vamos a proteger a los mexicanos de aquí y de allá, lo que no han hecho los que ahora están criticando este encuentro”, propuso.
El presidente del Comité Ejecutivo Nacional de Morena aclaró que está en desacuerdo que se invite al candidato republicano para el gobierno de Estados Unidos, Donald Trump, pero hay unos hipócritas que están cuestionando la entrevista, porque cuando los panistas estuvieron en el gobierno no hicieron absolutamente nada para proteger a los paisanos migrantes.
“Ahí el caso de (Felipe) Calderón nunca alzó la voz cuando se cometieron asesinatos contra migrantes mexicanos en la frontera, nunca le dijo nada a (Barack) Obama, cuando Obama del partido demócrata, empezó a deportar mexicanos como nunca había sucedido, miles de mexicanos deportados durante el gobierno de Obama”, reflexionó.
Externó que los mexicanos tienen su propia agenda, que no les gusta que vengan a imponer ninguna agenda desde el extranjero, y desde luego no comparten, ni están de acuerdo  el punto de vista de construir un muro de tres mil kilómetros a lo largo de la frontera con Estados Unidos.
Resaltó que el pueblo de México quiere que se garanticen los derechos de todos los pueblos como es el derecho al trabajo, ya que la gente tiene que emigrar no por gusto, sino, porque en el país y otras naciones se han impuesto políticas que no promueve el empleo.
Desde el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, recordó, se impuso una política de abandono al campo y se dejó sin oportunidades de trabajo a millones de mexicanos que por necesidad se han tenido que irse a buscarse la vida a Estados Unidos, del otro lado de la frontera.
Dio a conocer su postura sobre la reunión de hoy entre el priista Enrique Peña Nieto y el candidato del partido republicano al gobierno de Estados Unidos Donald Trump, que se realizó en la residencia oficial de Los Pinos en la Ciudad de México:
“Nosotros no nos metemos, no nos inmiscuimos en los asuntos que tienen que ver con otro país ni con la formación de los nuevos gobiernos, no nos metemos con las elecciones que hay en otros países, ni con los gobiernos de otros países, porque no queremos que el día de mañana,  de otros países de metan en los asuntos que solo corresponde a los mexicanos”.
López Obrador rememoró que hay un principio en la política exterior de México que debe respetarse, el de la no intervención.
Peña, convertido en el payaso de las cachetadas
En entrevista al llegar al aeropuerto de Torreón, Coahuila, López Obrador manifestó que por las actuales circunstancias él no hubiese invitado ni al candidato republicano Donald Trump, ni a la candidata demócrata Hilary Clinton para no involucrar a los mexicanos en un proceso electoral que tiene ver con Estados Unidos.
“Vamos a esperarnos, no nos adelantemos, nosotros por qué vamos a tomar partido, mejor vamos a hacer valer nuestros derechos como país libre e independiente, y vamos primer a limpiar la casa, porque si somos honestos, si hay seguridad y justicia en México nos van a respetar afuera”, aseveró.
Aseguró que la mejor política exterior es la interior, no se puede ser candil de la calle y oscuridad de la casa.
“Porque no queremos que ellos el día de mañana se involucren en un proceso electoral que solo va a corresponder a los mexicanos, además es mejor actuar de manera precavida” expresó.
Ejemplificó que el Papa Pío X reconoció a Victoriano Huerta, cuando se asesinó al apóstol de la democracia, Francisco I. Madero, opinó a favor de Huerta y apoyó el asesinato del presidente Madero.
Consideró como un error la decisión del priista  Enrique Peña Nieto de reunirse con el candidato republicano al gobierno de Estados Unidos Donald Trump, porque no se puede tomar partido en algo que no le compete al pueblo de México.
“Debemos ser prudentes, precavidos y no meternos en la vida interna de ningún otro país, para que ellos no se metan en las decisiones que solo corresponde a los mexicanos”, puntualizó.
Sobre que dice que es un error el invitar a señor Trump a México, ¿se lo van a cobrar los mexicanos a Peña Nieto?, y Andrés Manuel respondió que Peña Nieto ya está convertido en el payaso de las cachetadas, lo ningunean hasta los que lo impulsaron.
“Ahora los panistas por ejemplo que le ayudaron Fox, Calderón, lo cuestionan, pero no hay que dejarse engañar, no hay que dejarse manipular, son lo mismo el PRI  y el PAN, ahora se volvió deporte ningunear a Peña Nieto, es deporte nacional” expresó.
Puso de ejemplo en las redes sociales, ve a los integrantes del PAN quienes cuestionan a Peña, pero se les olvido que Felipe Calderón y Vicente Fox apoyaron a Enrique Peña, hay escritores que apoyaron el fraude en el 2006 para imponer a Calderón, que no ganó la Presidencia y ahora los panistas son los críticos.
Los del PAN, añadió, no se atrevieron en su momento a pedir que se hiciera valer la democracia, ahora se le acusa a Peña hasta de que se plagió a otros autores para hacer su tesis, pero Calderón se robó la Presidencia y no se dice nada.
En México, no se castiga la corrupción
Al preguntar los reporteros su opinión sobre la destitución de la presidenta Dima Rouseff, López Obrador respondió que en Brasil tienen un tribunal independiente autónomo que sanciona y castiga a la corrupción, pero en México no hay nada.
“Aquí con lo que hizo Salinas, Zedillo, Fox, Calderón, lo que está haciendo Peña Nieto, ya deberían de tener el  mismo juicio, deberían de haber sido enjuiciados como en el caso de Brasil, pero aquí impera la corrupción y la impunidad”, mencionó.
En otro tema, indicó que es muy buen acuerdo el que se haya firmado la paz en Colombia, después de más de 50 años de confrontaciones, enfrentamientos, de pérdidas humanas.
Al preguntar los reporteros su opinión sobre la casa de Margarita Zavala, el político de izquierda dijo que: “miren eso, es una residencia de los Calderón” y recordó que Felipe Calderón lo nombran como director de Banobras, y al mes de tener el cargo, lo primero que hace es que se autopresta para construir su casa, lo pillan.
Después Calderón, prosiguió, obtiene un crédito de un banco privado en donde el  hermano de un funcionario del finado Juan Francisco Molinar Horcacitas le ayuda a hacer la triangulación, no es nada más la casa blanca de Enrique Peña.
Recordó que la casa de Vicente Fox no era nada antes de ser presidente de México a lo que es ahora, pero son lo mismo los panistas y los priistas, y ejemplificó el embajador panista de México, Jorge Zermeño tenía una residencia en España.
Detalló que a los trabajadores de Banobras se les daba como prestación el tener créditos a tasas muy bajas.





APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

Educación: negocio para el uno por ciento


John Saxe-Fernández
 
Aunque aquí la narrativa para la promoción de la reforma educativa ni lo menciona, en Estados Unidos sí: se trata de un negociazo. La colocan junto a otras industrias de alto rendimiento, como la farmacéutica o la del petróleo. La llaman industria de la reforma educativa (the education reform industry), inspiración y aspiración de Mexicanos Primero, con la mira en el botín del kínder a la universidad. Así la piensan los amigotes de allá, las corporaciones, fundaciones y FMI, Banco Mundial (BM), BID y OCDE, verdaderos cabildos del uno por ciento. Presentes, como en otros servicios públicos en vías de mayor privatización, educación, salud, seguridad pública, gestión del agua, petroquímica, electricidad, infraestructura etcétera, las asociaciones público-privadas (APP) se usan para la usurera y opaca extracción de riqueza de lo público a lo privado.
Para la Fundación de la familia Walthon, dueña de Walmart, la reforma educativa, ya en Estados Unidos o acá, es instrumento de poder y negocio. También para la Fundación de la Familia Clinton. En un bien documentado estudio, Guerra y Wall Street: el sombrío expediente de Clinton (Truthout org, 1/8/2016), Timothy Scott puntualiza que en la Fundación de los Clinton está la crème de la crème del mundo bancario, corporaciones, filantropías, cabildos, contratistas militares, de la industria del gas y del petróleo, la farmacéutica y múltiples donantes, de Citigroup, Goldman Sachs y Exxon Móbil a Monsanto y ¡Blackwater! Narra que una vez nombrado gobernador de Arkansas (1988), Bill Clinton colocó a Hillary a cargo del Comité de Evaluación Educativa para la reforma del sector de ese estado. De ahí salió una ley extraordinariamente regresiva que financia la educación con aumentos en los impuestos al consumidor, dejando a las grandes corporaciones libres de mayor obligación fiscal. Para los educadores esa reforma no fue diseñada para ayudar, sino para castigar y transformar a los maestros en chivos expiatorios de todos los males del sistema educativo. Desde entonces, Hillary mantiene contacto personal y profesional con (textual) la industria de la reforma educativa y algunos filantropistas claves.
Ante la creciente oposición nacional a la reforma educativa en Estados Unidos, como en México, auspiciada por el uno por ciento, Clinton actúa con cuidado para no perder votos. Sin embargo, Scott revela que “DLA Piper, firma legal que representa las principales empresas en el mercado de la reforma educativa, es uno de los principales donantes a la campaña electoral” de Hillary, al igual que Alice Walton, una de las personas más ricas del mundo, heredera de Walmart, que opera en todo México.
La narrativa del BM-BID y de los hacendistas locales, dice que las APP combaten pobreza y alientan el bienestar general. Cuando el Senado mexicano aprobó una controvertida reforma a la Ley de las APP, el pasado 16 de marzo, PRI, PAN y anexos, al tiempo que abrían las puertas a las APP en lo educativo, salud y seguridad pública, enarbolaron las banderas del BM-BID, de que aumentan inversión, empleo, crecimiento, el ingreso familiar y dan más y mejores servicios públicos y bienestar. Lo que ni las evaluaciones internas del BM se atreven a afirmar, menos dados los desastres a la vista en Mexichem y OHL, entre otras APP.
Vicente Bello de Tren Parlamentario informó que según el senador Manuel Bartlett: se trata del robo al presupuesto nacional, garantizado por los gobiernos neoliberales, apoyado por la Secretaría de Hacienda. Observación puntual porque la SHCP aplica la línea macroeconómica del FMI, que es la del alto capital, exigida para acceder a las líneas de crédito del BM-BID. Las evaluaciones internas del BM avalan las críticas vertidas en el Senado. Recabadas por Nicholas Hildyard thecornerhouse.org.uk y presentadas a la Escuela de Negocios de Manchester, el BM reconoce que son escasos los datos en su posesión requeridos para evaluar las APP; que el BM no cuenta con sistemas que permitan evaluar las APP una vez concluido el proyecto y además, que para el BM desarrollo exitoso equivale a éxito comercial. Los del BM asumen que si fue un buen negocio, entonces debió ser bueno para el país como un todo y en particular para los pobres(sic).
La senadora Dolores Padierna advirtió que con aval de PRI y PAN la ley permite que cualquier actividad a cargo del Estado, sea productiva o social, pueda ser contratada por privados al extremo de usar las APP para delegar en ellos la regulación económica del sector energético con el enorme riesgo de perder el poco control que le dejó al Estado la reforma energética. El senador Alejandro Encinas advirtió que quienes usan las APP las conciben no como un instrumento para fortalecer los bienes públicos y el interés público, sino como continuidad del proceso de privatización. Delegan “al sector privado funciones sustantivas que corresponden al ámbito de gobierno en materia de educación, de salud, de seguridad pública”.
jsaxef.blogspot.com
Facebook: JohnSaxeF



APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

Dinero


¿Quién va a pagar el muro, apá?
Senadora Tagle: violentaron la Constitución
Los Beltrones
Enrique Galván Ochoa
Foto
D
ejé claro que México no pagará por el muro. Si hubiera dicho esas precisas nueve palabras el presidente Peña Nieto, en público, frente a Trump, habría lavado errores pasados y ganado un grande y duradero aplauso. Sin embargo, cuando ya había terminado su reunión privada con el candidato republicano, escribió en Twitter: Al inicio de la conversación con Donald Trump dejé claro que México no pagará por el muro. ¿De veras se lo dijo? ¿Y por qué no lo repitió? Trump fue claridoso. Teniendo a un lado al presidente de México y frente a la prensa manifestó sin titubeos: Sí hablamos sobre el muro, no hablamos sobre el pago del muro, eso sería para una fecha posterior; se trató de una reunión muy preliminar, fue una reunión excelente y pienso que estamos realmente en camino, en camino. Muchas de las cosas que (se) dijeron fueron muy fuertes, pero tenemos que ser fuertes, tenemos que decir lo que está sucediendo. ¿Cuáles fueron esas cosas fuertes? ¿Qué son esas cosas que están sucediendo? Por lo pronto, quedó flotando una pregunta: ¿quién va a pagar el muro, apá? Costaría entre 30 y 40 mil millones de dólares. Crearía muchos empleos… pero del lado estadunidense.
¿Y la Constitución?
Hay millares de comentarios en las redes sociales, de todos sabores y colores. Pero ¿qué dice la Constitución? En opinión de la senadora independiente Martha Tagle, el presidente Peña Nieto habría violentado el artículo 89 fracción 10, que dice, en referencia a las facultades del Ejecutivo:
“dirigir la política exterior y celebrar tratados internacionales, sometiéndolos a la aprobación del Senado. En la conducción de tal política, el titular del Poder Ejecutivo observará los siguientes principios normativos: la autodeterminación de los pueblos; la no intervención; la solución pacífica de controversias; la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales…” “En particular violentó –añade la senadora Tagle– lo que se refiere a los principios normativos que debe seguir la política exterior, pues como el Ejecutivo había venido manifestado, no podía opinar sobre las declaraciones de Trump en campaña por considerarse intervencionista. Me parece que el titular del Ejecutivo no debería reunirse con candidatos, sino hasta que alguno resulte electo”.
Todo en familia
Sus compañeros eligieron por mayoría a Pablo Escudero, del Partido Verde, como nuevo presidente de la Cámara de Senadores. Será la primera vez que el partido chalán del PRI ocupe la presidencia. A partir de hoy sucederá al panista Roberto Gil Zuarth. Por otro lado, la diputada Sylvana Beltrones, será la encargada de fijar la posición del PRI en el Congreso, luego de que Peña Nieto envíe su Informe de gobierno. Se dice que no tuvo nada que ver la mano de Manlio Fabio en estos movimientos y que tanto la hija como el yerno se ganaron a pulso tales promociones. Manlio anda fuera del país… ¡ah! qué sorpresa se llevará cuando se entere de los logros de los jóvenes.
Ombudsman social
Asunto: Tv UNAM
A Nicolás Alvarado le asiste el derecho a que no le guste Juan Gabriel, ni en su sintaxis ni en su histeria, lo que no tomó en cuenta es que expresarse de esa manera de un ídolo ofende a los millones que si gustan de él y que, dada su muerte, el desprecio manifestado, quedó muy lejos de ser dichosa palabra. Habrá que esperar el juicio del rector en cuanto a su salida de Tv UNAM. Un saludo cordial del profesor Benjamín Cortés Valadez.
R: Más bien habrá que esperar la decisión de Emilio Azcárraga Jean. Si lo deja en Tv UNAM o coloca a otro en su lugar.
Twitteratti
En Inglaterra discutieron la posibilidad de negarse a recibir la visita de Trump, a pesar de que a los ingleses no los había insultado.
Diego Valadés @dvalades
¿Se acuerdan de esos versos? Más si osare un extraño enemigo, profanar con su planta tu suelo.
Álvaro Enrigue @AlvaroEnrigue
¿Qué sedante se toma uno en estos casos?
Elvis @shubidubi
Twitter: @galvanochoa
Facebook: @galvanochoa



APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

Astillero


Trump: pegas y te vas
Humillación en Los Pinos
Sin respuesta, lo del muro
Explícita vulnerabilidad
Julio Hernández López
Foto
ASUME EL PAN PRESIDENCIA DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS. El panista Javier Bolaños Aguilar, quien hoy abrirá el nuevo periodo de sesiones en San Lázaro, será el presidente 110 de ese recinto legislativo. De la Redacción 
 
Fue una vergonzosa colección de errores. Enrique Peña Nieto rebasado y políticamente humillado en su propia casa que, en términos políticos, es la casa de todos los mexicanos. Donald Trump hizo lo que quiso, desde aceptar de bote pronto (conforme a sus conveniencias de campaña) la torpe invitación hecha por el gobierno (¿?) mexicano, hasta manejar a su gusto el tema central del muro fronterizo que desea construir y respecto al cual ya hizo entender que es un tema que avanza, hablado con el anfitrión que casi lo estaría aceptando, aunque faltaría por definir quién lo acabará pagando.
¿Quién va a pagar por el muro?, preguntó algún reportero extranjero a Trump, quien manejó esa parte de la comparecencia conjunta como si él fuera el anfitrión y jefe. Eso no lo discutimos, no hablamos eso, ¿quién va a pagar por el muro?, eso no lo dijimos, no lo hablamos, respondió el candidato presidencial republicano. Con esa formulación, Trump estaba dando por hecho que el muro fronterizo se construirá, aunque sin entrar en detalles respecto a la parte que correrá con tales gastos.
Peña Nieto no atajó la frase ni la explicó. La dejó correr conforme la había planteado Trump, a tal grado que en algunos portales de medios informativos estadunidenses se comenzó a manejar la interpretación de que el mexicano había aceptado la construcción del muro, pero sin acuerdo aún respecto a la manera de sufragarlo. Ante ello, el ex gobernador del estado de México tuvo que acudir a la rapidez de Twitter para tratar de explicar su actitud: Al inicio de la conversación con Donald Trump dejé claro que México no pagará por el muro, y a partir de ahí, la conversación abordó otros temas, y se desarrolló de manera respetuosa.
Pudo haberse acogido, para explicar su silencio a la hora en que Trump hizo público lo del muro, a la doctrina de los errores de estilo, pues a fin de cuentas lo que mostró fue un estilo acotado, encogido, timorato, sin las reacciones declarativas oportunas ni el tono creíble de defensa de los intereses de los mexicanos, por más que así lo hubiera dicho en alguna línea de su discurso. Ya antes había desempolvado otro de sus recursos favoritos, pues adjudicó a malinterpretaciones lo que Trump ha dicho contra los mexicanos que viven en Estados Unidos (a los que ha acusado de criminales y violadores, y contra los cuales ha promovido acciones de odio, que han llegado a causar derramamiento de sangre). Es decir, otro error de percepción, según la acomodaticia óptica peñista.
Con Los Pinos como casa de campaña, y Peña Nieto como ¿involuntario? ayudante electoral, Trump vino, vio y venció. La prensa extranjera acudió con gran expectativa a la reunión entre un atacante de los mexicanos y el presunto defensor de éstos, pero no hubo combate ni forcejeo, sino una victoria regalada al visitante, que vino a decirle en su cara a Peña Nieto que, de llegar a la Casa Blanca (se habla de Trump, y de la residencia ubicada en Washington), construirá el famoso muro fronterizo (¿lo pagará México y lo hará la empresa favorita, Higa?) y revisará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, con la intención de quitarle los aspectos que, a su decir, benefician más a México que a Estados Unidos.
En realidad, el nativo de Atlacomulco no satisfizo ni a los suyos, aunque la élite dependiente de él hubo de volcarse en declaraciones grotescas que pretenden hacer pasar una derrota peligrosa como si fuera una gesta heroica. La prima Carolina Monroy, el paisano César Camacho, los secretarios de Estado, comenzando por Luis Videgaray, dijeron haber encontrado en la sesión Trump-Peña elementos suficientes para el júbilo patrio. Pero alguien que militaba en las mismas filas cupulares, aunque solamente lo hizo por siete meses, Miguel Basáñez Ebergenyi, embajador de México en Estados Unidos hasta abril del año en curso, según eso relevado por su poca eficacia como contraparte frente a la agresividad de Trump, tuiteó: Nadie como #Trump ha puesto en tal nivel de peligro la relación de México y EEUU en los últimos 50 años. Lamento profundamente la invitación.
Luego de su acto de campaña en México, Trump regresó a Arizona para presentar su antimexicano plan sobre la migración. En la Ciudad de México había calificado a los mexicanos de espectaculares y poseedores de un gran corazón, pero no ofreció disculpas por su oratoria grosera y fascistoide, ni dio indicios de que podría sosegar el tono de sus arengas y planteamientos ofensores.
En realidad, Trump aprovechó una torpeza de la Secretaría de Relaciones Exteriores, a cargo de Claudia Ruiz Massieu Salinas de Gortari, o de la Oficina de la Presidencia de la República, o del propio Peña Nieto, al hacer invitaciones a los dos candidatos a hospedarse en la Casa Blanca (la de Washington). El díscolo republicano anunció de inmediato su disposición a venir a México este miércoles, Los Pinos lo anunció el martes por la noche, y Hillary Clinton (tal vez más peligrosa en sus planteamientos hacia México, pero menos escandalosa y desbocada) aprovechó para pitorrearse de la invitación en sí. Incluso, tuiteó en recuerdo del dicho mexicano de dime con quién andas y te diré quién eres. Total, puras fallas.
Los dislates, el sometimiento, la falta de valentía para enfrentar a un boquiflojo van más allá del penoso episodio de ayer. Como pocas veces, ha quedado de manifiesto el bajo nivel político de la representación formal de México, su vulnerabilidad y lentitud. Cualquiera que llegue al mando estadunidense habrá visto y calibrado la muy reducida capacidad de la contraparte mexicana para defender los intereses de su pueblo. Lo sucedido ayer fue una bofetada para los paisanos que han recibido ofensas y agresiones en Estados Unidos y para quienes residen en el propio México, pero estos golpes, sin resistencia decorosa, pueden agudizar el apetito de una potencia necesitada de controlar más abiertamente a su vecino, dirigido por manos inhábiles y, lo peor, menguadas, timoratas. ¡Hasta mañana!
Twitter: @julioastillero
Facebook: Julio Astillero

APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

México,SA


EPN derrapa y se inclina
¿Mala interpretación?
Trump corea: el muro va
Carlos Fernández-Vega
¿Creerá el inquilino de Los Pinos que su abominable ocurrencia de traer al energúmeno de Donald Trump es de “las cosas buenas (…) que cuentan mucho”? ¿Qué enemigo de Enrique Peña Nieto ideó tal barbaridad? Quién sabe, pero el hecho es que si no fue él mismo, al de la residencia oficial le pareció una brillante idea, y dio luz verde para que el neoyorquino que odia a los habitantes de este país y promete borrarlos del mapa no sólo continuara aquí su campaña electoral a costillas –una vez más– de los mexicanos, sino que el propio EPN le obsequiara una enorme bocanada de aire fresco a un candidato que va en declive.
No satisfecho con tomar una de las peores decisiones de su gobierno, Peña Nieto se aventó la puntada de afirmar que, con Trump, tenemos una coincidencia fundamental. ¿Cuál sería? ¿La falta de respeto a los mexicanos?, o los calificativos de criminales, ladrones, violadores y de ser portadores de enfermedades mortales. Tal vez caminen de la mano en la construcción del muro fronterizo propuesto por el gringo y la obligación de México de asumir el costo de la obra (algunos ya proponen que la constructora sea Higa, con el reparto de bienes inmuebles que acostumbra con cada contrato).
¿Cuál sería la concomitancia? ¿Que los dos van en picada en lo que a aceptación se refiere? Trump quiere enterrar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte; Peña Nieto lo defiende como la octava maravilla. El primero pugna por el exterminio de los mexicanos, mientras el segundo presume el multimillonario comercio bilateral. El racista insiste con el muro (de que va, va) y el autóctono ofrece ser un socio con la voluntad de construir la ruta para modernizar el citado tratado; el de allá insulta, el de aquí califica las ofensas como simples malas interpretaciones. Uno amenaza, el otro se inclina y ambos en la residencia oficial. En fin. Denigrante la actitud del inquilino de Los Pinos.
Si Trump reiterada y grotescamente les ha faltado el respeto a los mexicanos, Peña Nieto se lleva las palmas al traer a ese energúmeno a México, recibirlo prácticamente en calidad de jefe de Estado y no alterarlo ni con el aroma de una flor. Todo para concluir con las manos vacías y el repudio popular a todo lo que da, porque al inquilino de Los Pinos el encuentro ni siquiera le fue útil para presumir que puso en su sitio al xenófobo candidato republicano, o que públicamente le exigió retractarse de las ofensas en contra de nuestros paisanos y que le advirtió sobre las consecuencias por futuras ofensas. Nada.
De hecho, tras el blandengue discurso que ofreció, la subsecuente presunta conferencia de prensa fue sólo para periodistas gringos (que ocuparon las primeras líneas de sillas) y estrictamente en beneficio del empresario neoyorquino. A Peña Nieto nadie le echó un lazo y de él sólo destacaron su amarillento tono epitelial y las constantes muecas de ¿what? que hacía mientras su invitado ladraba. Y a los colegas nacionales no les permitieron siquiera una sola pregunta. A la hora de las peticiones, el vocero presidencial, Eduardo Sánchez, simplemente se levantó de su asiento y dio por concluida la sesión.
En México los consensos son artículos de lujo, escasos y carísimos, pero tras su decisión de invitar a Trump a México, con la mano en la cintura Peña Nieto logró en minutos lo que muy pocos: poner a todos los mexicanos en su contra, incluyendo a los silenciosos cuan vergonzantes integrantes de su partido. Entonces, si su nivel interno de aceptación ya estaba en el suelo, con la brillante idea de traer al gringo y mantener la cabeza gacha EPN garantiza el subsuelo, mientras el candidato republicano no quita el dedo del renglón: hay que joder a los mexicanos.
Para seguir documentando nuestro optimismo (el tal Monsi dixit) la cereza va por cortesía del Banco de México: si bien ya se anticipaba una desaceleración de la economía en el segundo trimestre del año, esta aparentemente fue más pronunciada de lo previsto. De este modo es necesario revisar a la baja los intervalos de pronóstico de crecimiento de la actividad económica para 2016 y 2017, ante la persistencia de un entorno externo adverso y los efectos de la caída del producto interno bruto en el segundo trimestre sobre el nivel promedio que dicho agregado registrará en el año. Así, se prevé que el PIB de México crezca entre 1.7 y 2.5 por ciento en 2016. Este intervalo se compara (negativamente) con uno de entre 2 y 3 por ciento reportado en el informe previo y es de menor amplitud, dada la mayor información disponible.
Asimismo, el intervalo de pronósticos para 2017 se revisa de un crecimiento de entre 2.3 y 3.3 por ciento publicado en el informe anterior, a uno de entre 2 y 3 por ciento. Al respecto, cabe señalar que se prevé que las reformas estructurales contribuyan a la recuperación del gasto interno privado y que gradualmente vayan generando un entorno de crecimiento más favorable que conduzca a mayores tasas de expansión del consumo y de la inversión. ¿Para cuándo? Quién sabe.
Lo anterior viene a decorar con listones dorados el machacón discurso del ministro del (d) año, Luis Videgaray (uno de los que están atrás de la visita de buena voluntad de Trump; por la tarde ocupó el puesto de vocero presidencial), en el sentido de que todo funciona de maravilla y que él es un genio, con todo y que la perspectiva de crecimiento (por llamarle así) en el sexenio peñanietista no pase –en el mejor de los casos– de 1.9 por ciento en promedio anual (si gana Trump será mucho peor, porque el problema no es el odio que el gringo nos tiene, sino los malos entendidos, según dice el siempre certero inquilino de Los Pinos).
Entonces, por lo visto los mexicanos no necesitan de energúmenos como Trump. Con los enemigos internos les sobra.
Las rebanadas del pastel
Se cerró el círculo golpista en contra de Dilma, quien ayer sentenció: “acaban de tumbar a la primera mujer presidenta de Brasil sin que haya justificación constitucional… 61 senadores sustituyeron la voluntad expresada por 54.5 millones de votos (...) Los senadores escogieron rasgar la Constitución Federal, decidieron por la interrupción del mandato de una presidenta que no cometió crimen de responsabilidad, condenaron a una inocente y consumaron un golpe parlamentario”.
Twitter: @cafevega


APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.