Donald Trump aseguró que Enrique Peña Nieto violó algunas “reglas del juego” al admitir que ambos hablaron de quién pagaría el muro. En una entrevista transmitida este martes por el programa “Good Morning America” de la cadena ABC, el magnate declaró que “el hecho es que México va a pagar por el muro”, y añadió “se acordó que no sería discutido, pero ellos conocen mi postura y yo la postura de ellos”. 

Ciudad de México, 6 de septiembre (SinEmbargo).– Donald Trump declaró que Enrique Peña Nieto violó algunas “reglas de juego” al admitir que ambos hablaron de quién pagaría por el muro que el candidato presidencial republicano desea levantar en la frontera entre ambos países, aunque agregó “está ok”.
En una entrevista transmitida este martes por el programa “Good Morning America” de la cadena ABC, el magnate declaró que “el hecho es que México va a pagar por el muro”, y añadió “se acordó que no sería discutido, pero ellos conocen mi postura y yo la postura de ellos”.
Trump hizo un viaje de último minuto a México la semana pasada para reunirse con el Presidente Peña Nieto. En una conferencia de prensa conjunta, el candidato dijo a la prensa que no hablaron de quién pagaría el muro. Después, el Presidente tuiteó que abordaron el tema y que “dejó claro que México no pagará por el muro”.
“Veremos quién gana al final”, dijo Trump a ABC. “Al 100 por ciento, ellos pagarán por el muro”.
El encuentro entre Donald Trump y Enrique Peña Nieto generó severas críticas por parte de todos los sectores de la población y la comunidad internacional también se unió a ellas.
Este lunes, el Presidente informó que en el encuentro que sostuvo con su homólogo de Estados Unidos, Barack Obama, le expuso que su reunión con Donald Trump se dio en un intento por “moderar” la posición del republicano sobre México, por lo que fue “legítimo” lograr ese espacio.
En un mensaje a medios de comunicación, antes de regresar a México tras finalizar su participación en la Cumbre del G20, el Ejecutivo federal dijo que precisó a Obama sus razones para invitar al país al candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos.
Esta mañana, entrevistado por Carlos Marín en Milenio Televisión, el Presidente Peña Nieto aseguró estar dispuesto a asumir el costo por invitar a Donald Trump a la Residencia Oficial de Los Pinos y a México.
El Primer Mandatario declaró que nadie le recomendó invitar al magnate inmobiliario sino que fue una decisión como Presidente de México, pues dijo que “asumo el costo que ha representado este tema con la responsabilidad que significa ser el Jefe de Estado mexicano, el responsable de cuidar a México y a los mexicano. Por eso esta decisión”, misma que tildó de ser una “actitud responsable frente al riesgo que representan posicionamientos que particularmente el candidato Trump ha fijado en su campaña y que esto representa riesgo para México”.
Según Peña Nieto, no hubo error al invitar al candidato republicano y sus acciones fueron para cuidar el interés de nuestra nación.
Ayer, Hillary Clinton dijo que no visitará México antes de las elecciones.
En una entrevista con David Muir, de ABC News, la candidata demócrata dijo: “continuará centrada en lo que estamos haciendo para crear empleos aquí en casa”.
En un mitin efectuado horas antes en Cleveland, Clinton calificó la reunión de Trump con Peña Nieto como “un incidente internacional vergonzoso”.
Mientras Trump aseguró que en su reunión con Peña Nieto no discutieron quién pagaría el muro, el Ejecutivo federal ha afirmado en varias ocasiones que durante el encuentro fue “enfático en señalarle que México de ninguna manera pagaría el muro”.
“Él [Trump] salió diciendo una cosa y el mandatario mexicano lo contradijo casi inmediatamente”, resaltó al respecto Clinton.
Horas después de la decisión de Hillary de no aceptar la incitación de Peña Nieto, el Gobierno de México informó que respetaba la postura de la candidata del Partido Demócrata.
En una serie de mensajes vía Twitter, la Secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, indicó que el Gobierno mexicano mantiene “una comunicación permanente y productiva con la campaña” de la candidata.
“Entendemos y respetamos su decisión de proponer el momento de mantener un encuentro” (sic), indicó la secretaria de Relaciones Exteriores, y agregó que “los Gobiernos de México y Estados Unidos tienen una relación multidimensional, madura y sólida”.
CRÍTICAS POR TODOS LADOS
Este fin se semana, la influyente revista The Economist trató con gran dureza al Presidente de México en un texto publicado en Gran Bretaña. Y fue igualmente dura con su equipo de colaboradores, a quienes señaló como “incondicionales” pero no “brillantes”.
El texto de la revista titulado: “Lo indecible y lo inexplicable [The unspeakable and the inexplicable]”, mencionó que la visita de Donald Trump, que fue arreglada por Luis Videgaray Caso, Secretario de Hacienda, fue un error. Y aseguró que:
“Al permitir que su visitante luciera ‘presidencial’, ha ayudado a Trump a realizar algunas correcciones retóricas que eran electoralmente inevitables. Incluso si Clinton gana, no va a agradecerle a Peña por esto. Si resulta que ha ayudado a Trump a ser elegido, muchos mexicanos no lo perdonarán, ni a él ni a su partido [el PRI], y tampoco lo hará la mayor parte del resto del mundo”.
Casi cualquier experto en política exterior, agregó la publicación, habría desengañado a Peña de la idea. “Es una iniciativa muy equivocada y muy arriesgada”, dijo Andrés Rozental, ex vicecanciller.
Analistas y políticos consideraron un error la invitación de Peña Nieto al magnate neoyorquino por los comentarios ofensivos y xenófobos, dirigidos sobre todo a los indocumentados mexicanos, que el candidato realizó durante su campaña electoral.
Las redes sociales se inundaron de críticas y quejas contra el mandatario, que en el mensaje conjunto con Trump frente a la prensa aseguró que defendería a México porque ese era su deber.
Trump defendió el muro ante Peña Nieto y frente a la prensa en la residencia oficial de Los Pinos. Dijo que era necesario poner “barreras físicas” para proteger las fronteras e incluso afirmó que durante la reunión se habló del muro pero no de quién lo pagará. Luego, en un discurso en Arizona, afirmó categóricamente que el Gobierno mexicano financiará su construcción.
Más tarde, el Presidente escribió en su cuenta de Twitter que le dejó claro a Trump “que México no pagará por el muro”, y luego, en una entrevista en el canal Televisa, sostuvo que invitó al magnate neoyoquino porque sus propuestas “representan una amenaza” y era necesario el diálogo como una medida de defensa.
El jueves pasado, el cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu llamó “traición” a la invitación que hizo el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, al candidato republicano a la Casa Blanca.
El ganador de un Oscar a mejor director expresó que sintió “una profunda tristeza, indignación y vergüenza” ante el polémico encuentro que sostuvieron Peña Nieto y Trump en la Residencial Oficial de Los Pinos, un hecho que también fue duramente criticado en México.
El cineasta, que sostuvo que Trump debió ser nombrado por el Gobierno mexicano persona non grata, manifestó su enojo contra Peña Nieto y dijo que éste ya no lo representa porque no aceptará como gobernante a quien no es digno de representar un país.
El sábado, su colega, Guillermo del Toro, calificó de “imperdonable” el encuentro.
A través de su cuenta de Twitter, el mundialmente famoso director expresó las impresiones que la visita del estadounidense le generó, “Lo impensable. Lo imperdonable. Lo imposible. El abismo.”, publicó Del Toro.
–Con información de AP