CUANDO TERMINES DE VER LA PAGINA ACTUAL, DA CLICK EN ENTRADAS ANTIGUAS PARA QUE VEAS TODO LO DEL DIA DE HOY.

lunes, 6 de marzo de 2017

Cómo empezar un negocio sin experiencia


Si lo que quieres es empezar un negocio pero no tienes ningún tipo de experiencia estás en el sitio indicado.
Lo primero que debes tener en cuenta es que todos hemos estado en tu lugar. Hasta los emprendedores más exitosos se han enfrentado al miedo de abrir su primer negocio.
Y, ¿qué pasaría si te dijeran que es mejor así? Puede que el hecho de estar enfrentándote a emprender un negocio por primera vez sea incluso un factor favorable: no cargas con los temores y preconceptos de los que ya han pasado por esto una y otra vez.
Así que, con esto en mente, aquí van algunos consejos que te pueden ser útiles a la hora de empezar un negocio sin experiencia.

  1. Haz la tarea
Puede que no tengas experiencia, pero eso no va a excusarte de investigar, estudiar, leer, preguntar e informarte de todas las maneras posibles acerca del negocio en el que quieres emprender. Quizás te falte la práctica, pero asegúrate de haber estudiado bien la teoría y estar al corriente del rubro en el que desarrollarás tu negocio.
Ten en cuenta que parte de esta formación pueden ser algunos conocimientos en ventas o marketing. Tu idea tal vez es la más brillante y tú el trabajador más esforzado, pero si no sabes cómo venderlo será difícil que llegues todo lo lejos que podrías. Parte de que tu negocio sea exitoso es conocer lo que haces.

  1. Encuentra tu inspiración (de carne y hueso)
En la misma línea del punto anterior, considera procurarte un mentor. Alguien que haya estado en el negocio más tiempo que tú y pueda enseñarte los trucos que no aparecen en los libros. Te sorprenderá la gente en la que podrás contar y que no espere algo a cambio. Todos hemos tenido una guía al comienzo del camino que nos proporcionó buenos consejos. Confía en tu intuición y elige cuidadosamente.

  1. Sé humilde
Habla menos y escucha más. Aprende. Tanto de los éxitos como de los errores ajenos. Especialmente de sus errores. Recuerda que estás emprendiendo sin experiencia, que habrá equivocaciones y que estás aquí para aprender.

  1. Ten otra motivación además de dinero
Si eres de soñar en grande seguramente imaginas que tu primer negocio te hará rico. Y puede que así sea. Sin embargo, es bueno tener otra motivación además de dinero. No solo porque quizás en tu primer intento no te vuelvas millonario, sino porque todo lo que hagas con pasión lo harás mejor. Y, si el camino se pone difícil, podrás seguir adelante si te estás dedicando a algo o que amas. De hecho, es probable que te salga mejor aquello que te apasiona. No es casual, cuando ponemos el corazón en algo se nota.

  1. Dedícate a algo en lo que seas bueno
Probablemente seas naturalmente bueno en aquello que te apasiona. Pero si no es el caso, intenta elegir una actividad que te guste y en la que, además, seas bueno. No quiere decir que te vaya mal si todo es nuevo al empezar tu negocio, pero sí tienes más chances de que el camino se haga más fácil si te dedicas a algo en lo que ya te sientes seguro y te va bien. Aún cuando tu negocio no sea exactamente lo mismo, como un hobbie que aun no has monetarizado.

  1. Conoce a tus clientes
¿Quiénes van a necesitar de tus servicios? ¿Quiénes podrían interesarse en tus productos? ¿De qué forma quieres acercarte a estas personas?
Con las respuestas a estas preguntas y otras que tú puedas pensar, habrás delineado el perfil de tus consumidores y podrás desarrollar una estrategia acerca de cómo llegar a ellos y a través de qué medios.

  1. Minimiza la inversión
A todos nos gusta creer que hubo grandes genios que tuvieron un éxito mundial e histórico en sus primeros proyectos, pero no fue exactamente así. Elizabeth Gilbert (la autora del best-seller Comer, rezar, amar) lo menciona en sus charlas TED: cuando el éxito de su libro llegó, ella estaba mucho más acostumbrada al fracaso, porque había lidiado con rechazos editoriales durante décadas. Esto no significa que no debas poner todo de ti en un primer intento, pero busca atajos inteligentes para no tomar riesgos innecesarios. Si lo que quieres emprender se puede vender online, pues no gastes en abrir una tienda. Invierte mejor ese dinero en un buen sitio web y publicidades.
¿Te han resultado útiles estos consejos? ¿Ya estás listo para emprender tu negocio?




Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.
Twitter: @edigomben


APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

No hay comentarios :