CUANDO TERMINES DE VER LA PAGINA ACTUAL, DA CLICK EN ENTRADAS ANTIGUAS PARA QUE VEAS TODO LO DEL DIA DE HOY.

jueves, 26 de enero de 2017

Astillero


Claro que Peña debe ir con Trump
No a convalidar, sino a confrontar
¿Tratados Videgaray-Kushner?
Informar de negociaciones

Julio Hernández López
Foto
LLAMA CÁRDENAS AL GOBIERNO A NO IR DOBLEGADO ANTE EU. Durante la mesa de diálogo Proyecto Ciudadano para México, efectuada ayer en el hotel Hilton de la capital, Cuauhtémoc Cárdenas, en la imagen con Juan Villoro y Dante Delgado, indicó que los mexicanos no pueden aceptar a un gobierno, a un presidente o a un secretario de Estado que vayan doblegados a tratar de entablar o negociar con Estados Unidos, con el presidente TrumpFoto Jesús Villaseca
P
rimer acto: en horas vespertinas, funcionarios de Los Pinos hacían saber a algunos medios y agencias internacionales de noticias que Enrique Peña Nieto estaría considerando la posibilidad de cancelar su viaje a Washington, donde Donald Trump lo esperará el próximo martes 31. Segundo acto: después de las ocho de la noche corrió la versión de que Peña Nieto daría ooootro mensaje nacional para confirmar que estará en la Casa Blanca, conforme a la cita que le dieron. ¿Cómo se llama la obra, a la que faltan tantos actos? Hago fintas, pero cumplo.
Las versiones de una posible cancelación de cita fueron hechas llegar a ciertos periodistas extranjeros, a título extraoficial, por representantes del peñismo que fueron plenamente identificados por los reporteros, pero pidieron que no se publicaran sus nombres y cargos. El manejo especulativo de lo que debería ser una postura categórica da cuenta del sentido oportunista que en la casa presidencial se dio a la hipótesis de ese gesto de presunta dignidad mexicana ante el recibimiento a trumpadas que se ofreció a Luis Videgaray e Ildefonso Guajardo, secretarios de Relaciones Exteriores y de Economía, que ayer se reunieron con el equipo de Trump comisionado para encargarse de asuntos mexicanos.
Antes del inicio de esas pláticas, de por sí tan desiguales, la parte gringa había dado el primer paso formal hacia la construcción del muro fronterizo que nos quiere cobrar, había avanzado en el proceso de botar a la basura el Tratado de Libre Comercio y había amenazado con no suministrar fondos a las ciudades santuarios (las más notables, Chicago, Los Ángeles y Nueva York), que se niegan a cumplir políticas federales contra migrantes.
El propio Trump reiteró su convicción de que México pagará de una u otra forma la edificación de la barda entre las dos naciones: Todo se rembolsará en una fecha posterior con cualquier transacción que hagamos con México (...) Sucederá de alguna forma, quizás complicada. Y, en respuesta a una pregunta que reproducía la negativa del mexicano a pagar ese muro, el implacable Donald menospreció tal postura: Él tiene que decir eso; tiene que decir eso.
Además, en un plano de ironía que pretende pasar por solemnidad, Trump ha dicho que el multimencionado muro será para el bien de México, pues nos permitirá frenar el flujo de migrantes centroamericanos (aunque, al no lograr el paso a Estados Unidos, esos viajeros se quedarán en México, como ya está sucediendo) y controlar las actividades de los cárteles del narcotráfico. Caray, muchas gracias, generoso señor Trump.
Frente a una cascada de acciones absolutamente agresivas de Trump contra los intereses mexicanos, resultaría muy cómodo y políticamente barato para el flanco peñista no ir a Washington la semana próxima y hacer pasar ese acto como algo de gran dignidad, que lo enalteciera y ¿rehabilitara? No presentarse a la oficina de Trump, ante hechos consumados, crecientes y multiplicables, no afectaría en absoluto la marcha de esos procesos, sino lo contrario. Una negociación a tiempo, entre el yerno de Trump y el virrey Videgaray, incluso podría haber dado por aprobado ese lance decoroso, para que Peña salvara algo de figura, siempre y cuando no haga nada fuerte ni trascendente contra lo importante, lo de fondo de esas acometidas del nuevo presidente estadunidense.
Por el contrario, lo exigible es que Peña Nieto vaya a entrevistarse con Trump y que sostenga una postura de rechazo proporcionalmente enérgico a las medidas que ya ha tomado el empresario que ahora despacha en la Casa Blanca. Desaprobar en las pláticas privadas y, luego, ante los medios de comunicación. Nada de escurrir el bulto, que en los hechos equivale a convalidar. Los mexicanos necesitan ver la postura política exacta del ocupante de Los Pinos ante Trump y la prensa del país vecino, no una huida graciosa de la escena controversial.
Si le fuera posible (aunque este tecleador está convencido de que el grupo peñista-videgarayista lo que busca son beneficios grupales, facciosos), Peña Nieto debería hacer algo más que declaraciones demagógicas ante medios nacionales de comunicación, predispuestos a destacar esos dichos, y pasar al planteamiento de acciones concretas, firmes e inteligentes para enfrentar a un Trump que hasta ahora ha mantenido una avasalladora iniciativa y que no ha tenido de parte del mexicano ni un solo parpadeo en contra.
Peña ha recibido en estas horas un cuestionable apoyo político nacional en forma de bumerán (en especial de Andrés Manuel López Obrador, quien, además, anunció que emprenderá acciones en tribunales internacionales contra la construcción del muro), que se le revertirá si pretende mantener posturas tibias, engañosas, sometidas. Al enojo social acumulado por otras causas, sobre todo por el gasolinazo, Peña Nieto podría añadir motivos si sigue confirmando ante los ojos de los mexicanos que no es el funcionario público adecuado para defender los intereses nacionales en horas tan aciagas.
También es imprescindible que sean difundidos de inmediato los términos y el curso cotidiano de las negociaciones (la de ayer duró 10 horas) que a nombre del pueblo mexicano entero realizan algunos personajes con historiales que no dan pie a dudas, sino a certitudes fundadas: Videgaray representó los intereses del grupo de Trump en la pasada visita ignominiosa del entonces candidato republicano a Los Pinos, y ahora sigue a cargo de esa relación entreguista, como canciller nombrado específicamente para conducir esos arreglos privados, que desembocarán en una especie de Tratados Videgaray-Kushner (éste, el apellido del esposo de Ivanka Trump).
Selecciones de la Tuiteca: “@abasave Dice gob q el viaje fue exitoso porque el peso subió 2%. A ver: ¿necesitamos 32 humillaciones más para revertir la devaluación de @LVidegaray?”; “@gabrielguerrac Hay muchas razones sólidas para q @EPN cancele o mantenga la visita. Pero me mata de risa escuchar a Fox y Castañeda hablar del tema”. ¡Hasta mañana!
Twitter: @julioastillero
Facebook: Julio Astillero





APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

Dinero


SuperTrump y el 2018
Transparencia reprueba otra vez a México
Se apaga El Sol
Enrique Galván Ochoa
 
Apesar de los muchos problemas que tiene en Estados Unidos –la oposición de la mitad de sus conciudadanos– y en el mundo (sus fricciones con China por Taiwán), SuperTrump le ha dedicado a México buena parte de su primera semana en la Casa Blanca. Con una obsesión casi patológica, le ha tirado golpes desde todos los ángulos que se le han ocurrido: Tratado de Libre Comercio para América del Norte, industria automotriz, aranceles, inversiones, empleo, narcotráfico y el muro. Concederá audiencia al presidente Peña Nieto el día 31 de este mes (¿o irá a poner la otra mejilla?) y eventualmente podría generar más controversias, por ejemplo, ¿cómo y con qué pagará el muro? Las acciones que ha emprendido o ejecutado hasta el momento han creado bastantes problemas a nuestro país –devaluación, salida de capitales, aplazamiento de inversiones– y Trump lo tiene claro. Ya es todo, ¿o falta? Probablemente su agenda, aunque no lo ha mencionado, incluye influir en las elecciones de 2018. Por lo demás, siempre ha influido el gobierno de Estados Unidos, aun con el tortuoso método de educar en sus universidades a políticos del perfil de Salinas de Gortari. Trump ha venido actuando como si quisiera primero crear una crisis económica en México, que desembocará en crisis política, y aprovechar las condiciones para meter la mano en un cambio político radical. La fragilidad con que termina su sexenio Peña Nieto, el descrédito de la partidocracia y el ansia de cambio de la sociedad, podrían contribuir a ello. Tras firmar el decreto del muro dijo: entendemos que una economía mexicana sana y fuerte es muy buena para Estados Unidos y que trabajará de la mano con el gobierno mexicano para mejorar la seguridad fronteriza y crear oportunidades económicas de ambos lados de la frontera. Lo que no aclaró es si refería a la mano del actual gobierno o a otro.
Reprobado
Transparencia Internacional dio a conocer las calificaciones de México en materia de corrupción para el año que acaba de terminar. Dio un bajón tremendo, cayó a la posición 123 entre 176 países. Es una paradoja, porque el año pasado se implementó el Sistema Nacional Anticorrupción. Transparencia le está diciendo al gobierno mexicano: no quieras chamaquearnos, lo que legislaste no es lo que se necesita, ahora eres más corrupto que antes. En estos días será designado el fiscal anticorrupción. Debería ser electo por los ciudadanos, pero surgirá de un acuerdo de la partidocracia. Quieren a uno que les cubra las espaldas.
Foto 
 
Se apaga El Sol
Si continúan acumulándose las demandas contra Luis Miguel su fortuna no alcanzará para asegurarle una vejez con el nivel de vida que ha llevado hasta hoy. El año que acaba de terminar perdió un litigio de 5 millones de dólares en una corte de Nueva York. La demanda, interpuesta por William Brockhaus, su ex mánager, fue por la falta de pago de 10 por ciento de las ganancias del cantante, según lo habían acordado verbalmente. Ahora, la empresa que representa al intérprete Alejandro Fernández informó que tras año y medio de esfuerzos y fracaso para dar cumplimiento al contrato con Luis Miguel para realizar una gira, se vio en la necesidad de proceder legalmente. Me hubiera gustado mucho complacer con este proyecto a todo mi público que siempre me ha apoyado, expresó Fernández. Según las revistas de espectáculos, Luis Miguel tiene problemas de salud relacionados con el sobrepeso.
Ombudsman social
Asunto: flojito y cooperando
Ya van a empezar el muro los gringos. Capaz que Peña Nieto ya les lleva los permisos de construcción y la presentación de cómo lo pueden hacer de nuestro lado ahorrándose el terreno y con mano de obra estadunidense. Así de mal está el gobierno.
Yahir del Río/Ciudad de México (vía Facebook)
R: Somos unos suertudos: lo bueno es que van a hacerlo lejos de Ciudad de México. Aquí saldría más caro, porque la Asamblea, Seduvi y los delegados no perdonarían su respectivo moche.
Twitteratti
Videgaray, ¡regresen! Ya nos insultó desde antes. Los está recibiendo con la firma para hacer el muro. No acepten el agravio. Checkout.
Ángeles Mastretta @magamastretta
Primero fue PRI. Después PRIAN. Luego PRIANRD. Con la llegada de Esteban Moctezuma a Morena, supongo ahora es PRIANRDRENA, o ya me perdí.
El Candigato Morris @Oficialmorris
El mundo desmoronándose y el Constituyente CDMX debatiendo cosas como si tenemos derecho constitucional a ponerle apellido a las mascotas.
@jainapereira
Twitter: @galvanochoa
Facebook: @galvanochoa





APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

México,SA

 Trump devasta
¿A qué va EPN?
¿Litro a 21 pesos?

Carlos Fernández-Vega
Con el boato que ameritaba la ocasión, semanas antes el aprendiz de canciller anunció que asistiría –junto con Ildefonso Guajardo– a reuniones de alto nivel con integrantes de la nueva administración de Estados Unidos, los próximos días 25 y 26 de enero en la ciudad de Washington, con el objetivo –según dijo– de comentar el estado actual y futuro de la relación bilateral en todos sus aspectos, destacando seguridad, migración y comercio. Además, que el 31 del mismo mes el inquilino de Los Pinos visitará a Donald Trump.
Cayeron las hojas del calendario y el dúo dinámico ya está en la capital estadunidense, aunque nadie sabe para qué, porque a estas alturas el mágico equipo peñanietista se quedó sin materia de trabajo, pues el estado actual y futuro de la relación bilateral en todos sus aspectos, destacando seguridad, migración y comercio, ya fue más que decidido por el inquilino de la Casa Blanca, y de qué forma.
Orden ejecutiva tras orden ejecutiva, en cuestión de días Trump hizo realidad lo que prometió en su campaña electoral para el caso mexicano, y nunca se vio en la necesidad de decir (como Peña Nieto) te lo firmo y te lo cumplo ni recurrir a un notario para que el electorado pensara que iba en serio.
Que los guerreros Luis Videgaray e Ildefonso Guajardo (en nombre de los mexicanos, bromean) atenderían asuntos de seguridad, migración y comercio con un gobierno que nos odia. Bien, pero esos tres aspectos que comentarían los aprendices con su contraparte gringa han sido resueltos y determinados, de un plumazo y unilateralmente, por Donald Trump en apenas cinco días de estadía en la Casa Blanca.
Así de sencillo y así de trágico. Esa es la realidad (enemiga acérrima del gobierno peñanietista): si el energúmeno de la Casa Blanca ya firmó la orden ejecutiva para la construcción del muro fronterizo (seguridad); ya firmó la expulsión de millones de mexicanos que sobreviven en Estados Unidos y el aumento del aparato represivo en la zona (migración) y ya firmó el desmantelamiento del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y borró del mapa el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (comercio), entonces ¿a qué fueron Videgaray y Guajardo y a qué irá el inquilino de Los Pinos?
Por si el gobierno mexicano no había entendido que el empresario neoyorquino iba en serio (cuando menos en el caso mexicano), ayer Trump no sólo firmó la correspondiente orden ejecutiva, sino reiteró que el muro fronterizo comenzará a construirse en meses y que (¡sorpresa!) México lo pagará al 100 por ciento, o como subrayó el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, de una forma u otra México pagará por el muro.
La Jornada lo reportó así: “el muro fronterizo empezará a construirse en meses y México lo pagará en ciento por ciento, dijo hoy Donald Trump en una entrevista con ABC News. En su primera entrevista individual desde que tomó posesión como el presidente 45 de Estados Unidos, dijo que la negociación para el pago del muro empezaría relativamente pronto.
La construcción se iniciará con recursos de Estados Unidos, pero México rembolsará el costo, como siempre lo he dicho. El rembolso será quizás en una forma complicada. Lo que estoy haciendo es por el bien de Estados Unidos. También será bueno para México. Queremos tener un México muy estable y muy sólido. El muro se empezará a construir tan pronto como podamos físicamente hacerlo; yo diría en meses, pero en realidad la planeación empieza de inmediato. Y posteriormente, en otro foro, advirtió: “vamos a deshacernos de los malos… Los vamos a expulsar rápido”. ¿Dudas?
Entonces, ¿a qué fueron Videgaray y Guajardo? ¿A pegar ladrillos, a vender cemento o a pedir más mezcla, maistro? ¿Qué negociarán y con qué lo harán? Pueden pretextar que la visita del dúo dinámico ya estaba agendada (de cualquier suerte la pudieron cancelar), que ya no daba tiempo de echarla para atrás y que no sería políticamente correcto. Bien, pero sí se está a tiempo de anular la de Peña Nieto, digo si algo de dignidad les queda. ¿Y los canadienses? No más milando, en espera de cosechar.
Resulta verdaderamente terrorífico recordar que para hacer frente al momento más delicado y peligroso de la relación bilateral, Enrique Peña Nieto decidió enviar a un novato, encargarle a un aprendiz que resolviera el entuerto, cuando lo que México requería era el equipo pesado, de largo colmillo, de la diplomacia nacional. Y la idea surgió en Los Pinos por el simple hecho de que Videgaray dice ser cuate del primer yerno de la nación gringa. Brillante.
Ello da cuenta de que ni el inquilino de Los Pinos ni su primer círculo tienen la menor idea de la dimensión real del problema, mucho menos de los mecanismos de solución y la localización de la puerta de salida. Todo indica que Peña Nieto creyó en su propio cuento de hadas: que allá estaban dispuestos a negociar, que tenían buena voluntad, que eran amigos y socios y que por lo mismo Trump congelaría sus decisiones hasta el encuentro del 31 de enero y no firmaría ninguna orden ejecutiva que alterara la relación bilateral hasta que platicaran en Washington y tomaran decisiones conjuntas. Sí, como no.
Entonces, después de la ostentosa cuan agresiva (aunque no sorpresiva) demostración de Donald Trump –y lo que falta–, ¿a qué va Enrique Peña Nieto a Washington? ¿Qué va a hacer allá? ¿Qué negociará? Lo van a masacrar, que sería lo de menos (el que por su culpa…), si el país y sus habitantes no estuvieran de por medio. De por sí no es precisamente un personaje brillante ni creativo, un líder de la nación (12 por ciento de aceptación) que tenga la altura y la agilidad para atender y resolver asuntos de Estado, especialmente en momentos críticos. Todo ello aderezado con la evidente falta de apoyo internacional.
Si el último día de agosto de 2016 –cuando recibió a Trump en Los Pinos como si fuera jefe de Estado, en una de sus desastrosas decisiones– Enrique Peña Nieto se mostró pálido y más empequeñecido que de costumbre, imagínenlo ahora contra la pared, con la cola entre las patas y en la Casa Blanca con míster amigou. ¡Qué horror!
Las rebanadas del pastel
¿Qué raro? Todos reconocen y advierten sobre la enorme cuan permanente presión inflacionaria por el megagasolinazo, pero en la Secretaría de Hacienda no pierden el buen humor y dicen exactamente lo contrario. Y si de horrores se trata, prepárense que ya viene el otro aumento, estimado en 8 por ciento, es decir, en la CDMX, ¡litros a 21 pesos!
Twitter: @cafevega



APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

El muro, bueno para México: Trump; no lo pagaremos: Peña

EN EL PAIS DE LOS DROGADICTOS, LO QUE DEBE DE HACER ES POR CAMBIAR SUS VALORES, LA GENTE ESCAPA DE SU REALIDAD, VI UN DOCUMENTAL DE MICHEL MOORE BUENISIMO Y ESO ES LO QUE ES USA, VA SEGUN MOORE A QUERER CONQUISTAR AL PLANETA Y LO QUE TRAE SON VALORES DE LOS DEMÁS PAISES QUE SOLO HACEN LO QUE DICE LA CONSTITUCION GRINGA Y QUE GREEN-GOS NO HACEN.


Anuncia medidas para ampliar la detención y expulsión de indocumentados

Ordena Trump la construcción del muro; ‘‘México lo pagará’’

Habrá represalias en EU contra las llamadas ‘‘ciudades santuarios’’
Foto
El presidente Donald Trump, durante la firma de órdenes ejecutivasFoto Xinhua
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 26 de enero de 2017, p. 3
Nueva York, 25 enero.
El presidente Donald Trump ordenó hoy el inicio de la construcción del muro fronterizo, asegurando que México lo pagará ‘‘al 100 por ciento’’, junto con medidas para ampliar la detención y expulsión de inmigrantes indocumentados y represalias contra las llamadas ‘‘ciudades santuarios’’ en el inicio de un torbellino de iniciativas antimigrantes.
‘‘Una nación sin fronteras no es una nación. Empezando hoy, Estados Unidos recupera el control de sus fronteras’’, declaró el magnate al firmar dos órdenes ejecutivas sobre la construcción del muro y medidas antimigrantes, en un acto en el Departamento de Seguridad Interior. Al firmar la orden ejecutiva para empezar la construcción del muro, comentó: ‘‘Hemos estado hablando de esto desde el inicio’’.
En una de las dos órdenes ejecutivas sobre migración, las acciones son justificadas con el argumento de que extranjeros que ingresan de manera ‘‘ilegal’’ a Estados Unidos ‘‘presentan una amenaza significativa a la seguridad nacional y a la seguridad pública’’ y que ‘‘la continuación de la inmigración ilegal presenta un peligro claro y presente a los intereses de Estados Unidos’’.
En el acto, Trump afirmó: ‘‘Vamos a salvar vidas en ambos lados de la frontera. Y también entendemos que una economía fuerte y saludable en México es muy buena para Estados Unidos’’. Agregó: ‘‘Verdaderamente creo que podemos mejorar la relación entre ambas nuestras naciones a un grado nunca antes visto, ciertamente no en mucho tiempo’’.
Antes, en una entrevista con ABC News, Trump reiteró que México pagará por el muro, ‘‘como siempre he dicho’’. Aunque ha indicado que el muro será inicialmente financiado con fondos públicos estadunidenses, subrayó que México pagará el costo a Estados Unidos ‘‘al 100 por ciento. Seremos rembolsados en una fecha posterior de alguna transacción que haremos desde México. Sólo estoy diciendo que habrá un pago. Será de alguna forma, tal vez una forma complicada’’.
Aseguró que el proyecto arrancará dentro de meses y que la planeación empieza de inmediato. Insistió en que ‘‘lo que estoy haciendo es bueno para Estados Unidos y también será bueno para México. Queremos tener a un México muy estable, muy sólido’’. Cálculos del costo del muro elaborados por expertos oscilan entre 14 mil y 20 mil millones de dólares.
Con este acto, Trump empezó a cumplir una de su promesas de campaña más populares entre sus bases. De hecho, casi en todo acto se coreaba ‘‘construyan ese muro’’, siempre acompañado con la pregunta retórica: ‘‘¿y quién va a pagarlo?’’, con la respuesta en coro: ‘‘¡México!’’
Sin embargo, aunque sus fanáticos están fascinados con el muro, la mayoría de los estadunidenses no apoyan esta iniciativa o creen que es de muy baja prioridad, reportó el Wall Street Journal. Citando encuestas el día de las elecciones y sondeos posteriores, el Journal encontró que el muro fue la opción menos popular de ocho políticas sobre migración.
Trump y su equipo no ofrecieron detalles sobre cómo se procederá y con cuáles fondos, ya que esto implica la necesidad de autorización legislativa. Pero la orden señala que se empleará una ley ya existente, la Ley Barda Segura de 2006, que autorizó la construcción de más de mil kilómetros de barda en la frontera.
Así evitará una disputa legislativa con demócratas, y más aún, pone en apuros a esa oposición, ya que esa ley para construir un tipo de muro fronterizo fue aprobada con los votos no sólo de republicanos, sino también de demócratas, incluyendo a dos nombres prominentes: los entonces senadores Barack Obama y Hillary Clinton.
La orden también incluye la construcción de más centros de detención e instalaciones de procesos judiciales migratorios en la zona limítrofe, incrementar en 5 mil el número de agentes de la Patrulla Fronteriza y triplicar el número de oficiales del servicio de inmigración, como también poner fin a la práctica de detener y después liberar a inmigrantes indocumentados.
A la vez, gira instrucciones para reinstalar el Programa de Comunidades Seguras, impulsando la cooperación entre agentes de seguridad pública locales y autoridades federales migratorias, el cual fue suspendido durante el gobierno de Obama después de numerosas quejas de abuso de poder y discriminacion.
Trump también emitió, en una orden ejecutiva por separado, instrucciones para castigar a las llamadas ‘‘ciudades santuarios’’, al negar o limitar fondos federales a aquellas urbes que han declarado oficialmente que no cooperarán con las autoridades migratorias en detener y entregar a inmigrantes indocumentados.
Las acciones ejecutivas también incluyen medidas para fortalecer medidas de control migratorio al interior del país y no sólo en la frontera. Eso podría implicar que está contemplando redadas y otras medidas contra inmigrantes indocumentados alrededor del país.
Los detalles completos de la orden ejecutiva se pueden examinar en: whitehouse.gov/the-press-office/ y whitehouse.gov/the-press-office/.
Al emitir las órdenes, Trump se rodeó de familiares de ‘‘víctimas’’ de homicidios y otros delitos cometidos por inmigrantes indocumentados, montaje teatral que había empleado en actos de campaña y en la Convención Republicana para justificar sus propuestas antimigrantes. ‘‘Nada puede hacer que su dolor desaparezca, pero quiero que sepan que sus hijos no perdieron sus vidas sin razón… nunca los olvidaremos’’.
El ataque contra ‘‘ciudades santuarios’’ podría generar un conflicto político en gran escala, pues incluyen las más grandes del país, como Nueva York, Los Ángeles, Chicago, San Francisco, Houston, Dallas y hasta las aproximadamente 300 ciudades y condados e incluso estados (California) que de alguna manera se definen así. Sus alcaldes y jefes de policía públicamente han declarado que rehusarán ser obligados a participar en acciones contra sus comunidades inmigrantes.
Notablemente, las medidas anunciadas hoy no prevén acción sobre el llamado programa DACA, que protege de la deportación a jóvenes que llegaron siendo niños al país con padres indocumentados, bajo orden ejecutiva de Obama. En su conferencia de prensa, el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, aclaró que por ahora el presidente Trump no actuará sobre este asunto, y que ‘‘entiende la magnitud de este problema’’, agregando que buscará una solución ‘‘humana’’, ya que ‘‘es un hombre de familia. Tiene un corazón enorme’’.
La reacción de líderes latinos y de comunidades inmigrantes fue inmediata. “La decisión de proseguir con el muro es una declaración de guerra fría contra México, y contra inmigrantes, especialmente los mexicanos. Esto será marcado por la historia como un día infame en las relaciones bilaterales’’, declaró el líder latino Antonio González, presidente del Instituto William C. Velasquez, en Los Ángeles. ‘‘Todos tenemos el deber, como estadunidenses, de resistir el muro y estas políticas antimigrantes al mayor grado posible’’.
A su vez, Marielena Hincapié, directora ejecutiva del National Immigration Law Center, dijo: ‘‘La retórica odiosa, xenófoba, antimigrante y antimusulmana que marcó la campaña de Trump ahora empieza a volverse realidad. Caos y destrucción serán el resultado’’.
Por su parte, Javier Valdez, codirector de Make The Road New York, advirtió: ‘‘Este es un acto de guerra contra la comunidad inmigrante… Con esto Trump ha señalado que desea aterrorizarnos y hacer que millones de inmigrantes vivan en el temor’’.
‘‘Exigimos respeto’’
Rosa Elvira Vargas
En un mensaje a la sociedad, el presidente Enrique Peña Nieto reprobó y lamentó la decisión del gobierno de Estados Unidos de firmar las órdenes ejecutivas para iniciar la construcción del muro en la frontera. En la relación con ese país, subrayó, ‘‘México ofrece y exige respeto’’.
Al referirse por segunda vez en esta semana a la nueva administración de la Casa Blanca, el mandatario enfatizó que continuar con la edificación de esa valla, ‘‘lejos de unirnos, nos divide. México no cree en muros y, como lo he dicho una y otra vez, México no pagará ningún muro’’.
Dijo también haber instruido a los 50 consulados mexicanos en Estados Unidos para asesorar legalmente a todos aquellos migrantes mexicanos que lo requieran. Además, adelantó que una vez que reciba el informe de la delegación mexicana que acudió a Washington, consultará con el Senado y la Conferencia Nacional de Gobernadores a fin de adoptar las decisiones a seguir en los días subsecuentes.
Ayer, hacia el mediodía, Donald Trump firmó las órdenes ejecutivas para la construcción del muro. En una entrevista con una televisora de su país había insistido en que México será el que pague su costo. Al mismo tiempo, anunció un conjunto de medidas antiinmigantes para reforzar las políticas de seguridad estadunidense.
A continuación, el texto íntegro de lo expuesto anoche por el presidente Peña Nieto:
‘‘Este día, el presidente de Estados Unidos firmó dos órdenes ejecutivas relacionadas con nuestro país: una, para implementar medidas migratorias, y otra, para extender el muro en la frontera.
‘‘En respuesta, he ordenado que la Secretaría de Relaciones Exteriores refuerce las medidas de protección a nuestros connacionales.
‘‘Los 50 consulados de México en los Estados Unidos se convertirán en auténticas defensorías de los derechos de los migrantes.
‘‘Nuestras comunidades no están solas. El gobierno de México les brindará la asesoría legal que les garantice la protección que requieran.
‘‘Convoco a los legisladores y a organizaciones de la sociedad civil a que sumemos esfuerzos para respaldarlas y apoyarlas.
‘‘Donde haya un migrante mexicano en riesgo, que requiera nuestro respaldo, ahí debemos estar, ahí debe estar su país.
‘‘Lamento y repruebo la decisión de Estados Unidos de continuar la construcción de un muro que, desde hace años, lejos de unirnos, nos divide.
‘‘México no cree en los muros. Lo he dicho una y otra vez: México no pagará ningún muro.
‘‘Estas órdenes ejecutivas también ocurren en un momento en que nuestro país está iniciando pláticas para negociar las nuevas reglas de cooperación, comercio, inversión, seguridad y migración en la región de Norteamérica.
‘‘Esta negociación es muy importante para la fortaleza, certidumbre y futuro de nuestra economía y de nuestra sociedad.
‘‘Como Presidente de la República, asumo plenamente la responsabilidad de defender y cuidar los intereses de México y los mexicanos. Es mi deber encarar los problemas y enfrentar los desafíos.
‘‘Con base en el reporte final de los funcionarios mexicanos que en este momento se encuentran en Washington, y previa consulta con la representación de la Cámara de Senadores y de la Conferencia Nacional de Gobernadores, habré de tomar decisiones sobre los siguientes pasos a seguir.
‘‘México ofrece y exige respeto como la Nación plenamente soberana que somos. México refrenda su amistad con el pueblo de los Estados Unidos y su voluntad para llegar a acuerdos con su gobierno; acuerdos que sean en favor de México y los mexicanos.’’





APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.

Videgaray es una bomba andando


 Cartón de Rocha


CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Uno de los primeros nombramientos que realizó Donald Trump fue el de Luis Videgaray como canciller de México.
Sucedió así.
A las dos semanas de declarado electo presidente de los EUA, Donald Trump llamó por teléfono al presidente Peña Nieto y le indicó que deseaba que Luis Videgaray fuese el canciller mexicano.
–Con él negocio, con otros no –dijo, con dureza.
Atendían la llamada en teléfonos alternos, además de ambos, Jarred Kushner, yerno de Trump, y Luis Videgaray, a un lado de Peña.
Trump asoció explícitamente a Videgaray con su yerno.
–Son amigos –afirmó un par de veces.
Y más adelante, y ya en un tono amistoso, vaticinó que con Videgaray como canciller “haremos negocios todos juntos”.
A lo que Peña Nieto accedió, obsequioso:
–Muy bien, presidente electo.
Así, a los pocos días, Peña Nieto destituyó a la canciller de aquel entonces, Claudia Ruiz de Massieu, y nombró en su lugar al preferido de Trump, Luis Videgaray.
El relato de los hechos se filtró de Los Pinos a varios empresarios mexicanos por boca del mismo Videgaray, probablemente para darse importancia.
Y el relato se esparció entre los empresarios más ricos del país como un reguero de pólvora: una alarma que espera sólo un cerrillo para reventar en pánico.
No es para menos. El relato delata condiciones muy adversas para México.
Para empezar, un presidente muy débil, rodeado de la desaprobación mayoritaria, desanimado e inseguro, que acepta, desde antes de sentarse a la mesa de la negociación con Trump, ceder y ceder y ceder.
Porque poner a la cabeza de nuestros negociadores al que el adversario elige para ello, equivale a poner al frente de un ejército al general del enemigo.
En segundo lugar, el relato delata la devaluación de lo que está en juego para México, que en realidad es enorme.
Nada menos que pagar un muro en la frontera, cuya mera construcción, ya no su pago, es oprobiosa. Desbaratar la economía integrada entre ambos países, que tardó 30 años en desarrollarse a lo que es hoy. El porvenir de 11 millones de mexicanos indocumentados. El porvenir de nuestra relación con 27 millones de mexamericanos. Millones de empleos. La valuación del peso. La productividad de la zona fronteriza mexicana.
Y eso sutil, y sin embargo real y trascendente, que se llama el orgullo de la identidad mexicana.
Por fin, el relato delata un juego de políticos mafiosos. Según lo antes apuntado, Trump propuso que “haremos negocios todos juntos”: una promesa que en labios de un presidente que se niega a deslindarse de sus negocios privados, como Trump, y dicha a otro presidente que ha estado dispuesto a perder la legitimidad antes de dar la espalda a la corrupción, como Peña Nieto, se convierte en el augurio de corrupciones de una talla desaforada.
El presidente Peña Nieto tendría que recapacitar. El mero hecho de que Trump le haya impuesto a la cabeza de los negociadores mexicanos a Luis Videgaray, debería descartarlo.
O en su defecto, si el presidente no recapacita, debería movilizar a los empresarios, que conocen de sobra este relato, y a los ciudadanos de otros sectores, para pedir la remoción de un canciller que es un peligro.
O como lo apalabró un empresario: una bomba andando…



APAGA LA TELEVISIÓN, NO PERMITAS QUE ASESINEN TU MENTE, MEJOR LEE UN LIBRO E INFÓRMATE EN LOS MEDIOS ALTERNATIVOS.